Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Arrecia la guerra

GUASAVE

Guasave.- Creo desde la semana anterior cuando el Consejo Político Municipal determinó el procedimiento para la elección del nuevo dirigente del PRI local, obra en manos de Martha Tamayo, la lista de los aspirantes más conspicuos a liderar al hoy partido de oposición en Guasave.

De hecho, se sabe que la actual dirigente Diana Armenta ese sábado muy a lo particular desfiló ante su "jefa política" que vino a presidir la asamblea del CPM, para entregarle el catálogo de nombres de los más mencionados.

La presentación del sobre "lacrado" es la rutina de cada tres años en víspera del cambio, que esta vez dicen se realizará en junio, previa publicación de la convocatoria que sería para hoy.

La lista de marras incluye a las figuras más connotadas del prisma pueblerino, cuyas identidades, mucho antes que el CM las elabore y entregue, andan de boca en boca y que para nadie son un secreto, como tampoco nada contiene que no sepan los mandos estatales del tricolor.

Es un mero protocolo; parte del folclor y juegos partidistas, que por otro lado, lo que en ellas se proyecta poco tienen que ver con las decisiones finales que se tomarán en su momento.

Sin embargo en apego a la ortodoxia la dirigencia estatal solicita a sus comités locales, que además de nombres, estos se acompañen de un análisis sobre la personalidad política y social de cada uno de los pretensos.

Lo de Guasave llama la atención por el rumbo que pudieran tomar la "línea" en cuanto al que vaya a ser el agraciado por el dedo, pues en el repertorio de precandidatos no hay nada que no se sepa.

Son nombres que, como apuntamos, se han venido aireando públicamente; si acaso la única novedad es el curioso diagnóstico que en torno a la traza, carácter o temperamento individual de ellos se hace en el reporte.

El hipotético original del listado de los que tienen posibilidades ciertas de relevar a la Armenta está en el siguiente orden, cuyo factor no alteraría el producto. En primer término se apunta a Feliciano Valle, con la acotación que habla. Además de su experiencia y oficio de sus buenas relaciones con dos de los grupos tradicionalmente influyentes, menos con uno.

Pero aparte dicen detractores cuenta con un expediente a la expectativa relacionado a una omisión en la que como síndico procurador incurrió, relacionado al pago indebido al en ese entonces contratista Domingo Mexía, hoy director de Obras Públicas.

Le sigue Víctor Espinoza, ex regidor del Ayuntamiento anterior con comentarios favorables en el sentido de su buena presencia social y aparentemente con óptimas relaciones con los grupos políticos de Guasave, pero consignando también sus actitudes de rebeldía interna.

En tercer sitio aparece Carlos Chávez, al que se califica -o mejor sería decir se descalifica- de ser un empresario de muy bajo perfil político, amén de recordar aquel escándalo en Sedesol que le costó el puesto, acusándolo de haber maniobrado recursos públicos para favorecer a su empresa de comunicación.

Detrás de Carlos Chávez se anota a José Menchaca, que cuestión fue de que se supiera que cuenta con posibilidades para que saliera a flote una denuncia por fraude formulada apenas el lunes y encargada por el presunto afectado a un despacho jurídico en el que dicen está adscrito como abogado, curiosamente su principal adversario en la puja por el PRI: Feliciano Valle.

Pero nos falta Efraín Ibarra, un aspirante singular que dice querer ser dirigente. De él no se ha sabido nada, hasta ahorita, pero si le ven espolones no tardan en salirle cadáveres del clóset.

<iframe src="//www.facebook.com/plugins/likebox.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fpages%2FEl-Debate-Guasave%2F299601730165494%3Ffref%3Dts&amp;width&amp;height=290&amp;colorscheme=light&amp;show_faces=true&amp;header=true&amp;stream=false&amp;show_border=false" scrolling="no" frameborder="0" style="border:none; overflow:hidden; height:290px;" allowTransparency="true"></iframe>