Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Atentado

NUESTRA OPINIÓN ESTATAL

El atentado sufrido contra el director del periódico Noroeste, Adrián López Ortiz, debe poner a pensar seriamente a las autoridades estatales. El ataque, condenado por los diversos sectores de la sociedad, no debe formar parte de un caso más que queda en la impunidad.

Y no es el hecho de que se trate de un representante de un medio de comunicación por el cual debe intervenir la autoridad, esa es su total obligación, sino que, se está viendo que los delincuentes no respetan posiciones, ni personas, o sea, se ha perdido toda consideración por la vida de todo ciudadano.

Se atentó ahora contra la vida de López Ortiz, quien recibió una bala al ser supuestamente asaltado por robacarros, y la Procuraduría de Justicia asume el mediático papel de defensora, señalando que habrá de investigarse hasta las últimas consecuencias para dar con los agresores.

En el mismo tenor habla el gobernador Mario López Valdez. Sus palabras hacen creer que el caso será atendido en la prontitud que este requiere y va más allá, al ofrecer protección para el agredido y su familia. Por lo pronto dijo que hay dos detenidos.

Pero, ¿hasta dónde en verdad se le podrá dar seguimiento al ataque que sufriera López Ortiz?

Hemos visto ya que las promesas en casos similares quedan en el aire. Se le apuesta al tiempo para que situaciones como estas queden en el olvido; dicho de otra manera, la mayoría, si no es que todos estos casos, pasan a formar parte de la gran lista de la impunidad.

Y si lo señalado por el ingeniero Manuel Clouthier Carrillo, exdirectivo de ese diario resulta ser cierto, y el ataque fue directo contra el periódico, proviniendo desde el poder, entonces las cosas son sumamente más delicadas. El gobernador Mario López Valdez y su procurador de Justicia, Marco Antonio Higuera, están obligados a demostrar lo contrario.