Opinión

Atmósfera muy particular

EN LA ZONA DE STRIKE

Por: Héctor Meza

"No hay mucho problema en esto de jugar la tercera base. Solamente se necesita un brazo fuerte... y un pecho más fuerte"

Vinicio Castilla

El beisbol en las comunidades chicas pertenecientes a un municipio que no es la capital del estado se vive de una forma muy particular. Con una intensidad muy diferente a lo que uno como capitalino acostumbra presenciar cada fin de semana.

Sacamos a colación el tema por lo que vimos el domingo allá en La Cofradía de Navolato. Era toda una romería desde una media hora antes de que comenzara el tercer juego de la serie campeonil de la Liga de Tercera Fuerza Especial, con el equipo "de casa" a una victoria de coronarse por primera vez en 35 años.

Con un campo en medio del caserío, carente de césped y un graderío con capacidad para unas 500 personas, la realidad es que por ahí de la cuarta entrada resultó insuficiente y los pobladores tenían que acomodarse en las orillas o donde se pudiera, sin importar el intenso sol, que quemaba como brasa.

Con las porras a todo lo que daban, con los moradores (sobre todo las damitas) "grillando" al conjunto contrario, con el animador del sonido llamando con palabras "cariñosas" por su nombre a los dueños de las casas en que caían las pelotas bateadas de foul para que las regresaran, con los cartones de cerveza agotándose minuto a minuto, con los mismos ampayers de siempre en Navolato, cuyos nombres verdaderos son tan desconocidos que da la impresión de que en sus actas de nacimiento en ese espacio aparece así como los llaman (es decir "Zorry" o "Macetas"), con el sorteo de la quiniela en las gradas, con las rifas de veinticuatros de cerveza y música guapachosa, la verdad es que es todo un acontecimiento un juego de pelota en esas comunidades de Navolato.

Y si además por fin el equipo local se corona, ¡aquello fue una fiesta que fácilmente se prolongó hasta horas del día siguiente!

Felicidades entonces a esa bonita comunidad de La Cofradía de Navolato, cuya pasión por la pelota nos hizo vivir una de esas experiencias que marcan la vida reporteril de cualquiera de nosotros.

Tips de aquí y allá. Sucedió la tarde del domingo en la UD Coppel. De forma repentina un tipo bastante pasado de copas se acerca al ícono del softbol en el "Deportivo Coppel", Juan Castro, quien —como de costumbre— micrófono en mano hacía sus comentarios sobre el partido en curso, y le suelta una serie de improperios. Castro no se "enganchó", pero el tipo fue conminado a salir de las instalaciones. Lo anecdótico surgió cuando el ebrio, al ser cuestionado por quienes lo invitaban a abandonar el campo, respondió que había ofendido a Juan porque minutos antes tuvo la "osadía" de hablar mal de "Chabelo", el de los domingos en la tele. ¡Plop! ¿Se imaginan cómo le iría al buen Juan Castro si así reaccionaran los seguidores del América?... Tal como lo imaginábamos, ahora que se acerca la categoría Segunda Fuerza de la Liga Japac resulta que nadie se siente con nivel de Primera aunque tengan años jugando en la clase Abierta. Obviamente la directiva está en vías de hacer una clasificación que seguramente no concordará con los criterios de uno que otro, pero de algo se tiene que partir y se debe respetar en aras de una competencia pareja para todos. Esto es serio, señores, tal como se estila en las ligas de Japac. La demanda de equipos interesados es muy grande, pero ya se dijo que sólo habrá cupo para 12. Ah, y al parecer la directiva no será la misma que en la de Primera Fuerza, decimos esto por si tenían el pendiente.

mezabeltran@hotmail.com