Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Atractivo desaprovechado

NUESTRA OPINIÓN GUAMÚCHIL

El ídolo Pedro Infante Cruz es una imagen que ha venido creciendo y quedando en los corazones de los mexicanos, la magia que generó en el cine con sus películas o sus canciones lo llevó a ser hasta el momento el máximo exponente del medio artístico de México y Latinoamérica.

Su popularidad se ha extendido, y pese al paso de los años, el amor que le tienen los mexicanos lo ha hecho que su imagen perdure; todo esto que fue y es el ídolo más grande de México ha permitido dejar en el municipio de Salvador Alvarado un orgullo grande que puede compartir con el resto del mundo, y es que precisamente en Guamúchil, de niño compartió sus vivencias, y no sólo quedó en eso, sino que además a través de las pantallas nacionales lo compartió, haciendo que este pueblo, con poco más de 70 mil habitantes, sea un punto de llegada para recorrer su casa y conocer los rincones que habitó el gran ídolo en su niñez. Sin embargo, toda esta capacidad por hacer crecer la imagen y explotar al turismo, tomando como bandera la imagen de Pedro Infante, parece que no se ha atrevido a buscar y luchar por ella, recientemente han arribado a la ciudad contingentes de ciudadanos de distintas partes de la República, quienes ávidos de conocimiento por la vida y obra del ídolo y su travesía por la ciudad han recorrido estos rincones, así como ellos a diario, si se analiza el libro de visitas, se encuentran nombres y procedencias de lugares que no se imaginan, sin embargo, la falta de hoteles, de atractivos turísticos más desarrollados y una buena estrategia para tratar de cautivar al turismo, ha provocado que sólo sea eso, una estancia de paso.

La falta de visión no ha permitido retener a quienes en busca de un recuerdo, se lleven en su alma su estancia en el Guamúchil de Pedro Infante, tan local es la visión, que han olvidado que el personaje, pese a que murió hace 57 años, su popularidad y gusto de la gente sigue vigente. ¿Entonces, qué falta para que se proyecte y se sepa aprovechar al turismo enamorado de Pedro Infante?