Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Auditorías, diferendos y crisis

PUNTO DE VISTA

Por: Teresa Guerra

CRISIS EN CULIACÁN. Es mala señal que el gobierno municipal de Culiacán arranque con expresiones de inconformidad al interior del partido que postuló al alcalde, y que prometió hacer un cambio de fondo en el ejercicio del poder en el país y en Sinaloa. Les falta oficio político en el equipo de Estrada Ferreiro, y si son ciertas las afirmaciones de algunos militantes de Morena, respecto a que nombró a 25 funcionarios del PRI, uno del PAN y solo dos de Morena, es entendible la inconformidad de algunos, porque no es creíble que solo en priistas haya encontrado la experiencia y el perfil para el cargo. Aparte, se supone que los ciudadanos de Culiacán votaron por Morena porque están inconformes con las formas de gobierno del PRI, y si siguen los mismos funcionarios y el mismo partido tricolor controlando el cabildo, entonces ¿dónde quedó el cambio?

Es incierto cuál será el desenlace de la huelga de hambre de militantes de Morena, porque Estrada Ferreiro, al modo de Salinas de Gortari en su periodo presidencial, se hace “que ni los ve ni los oye” a los inconformes, no genera diálogo, no busca conciliar ni hay intermediarios que los concilien, y eso también es preocupante. Morena es gobierno no solo en Culiacán, en Ahome, Mazatlán, Guasave y Navolato, es mayoría en el Congreso del Estado, en el Congreso de la Unión y tiene la Presidencia de la República; sin embargo, no se ve que sepan diferenciar estructura partidaria de gobierno ni tienen consolidadas las instancias y la vida de partido que permitan que haya dirigentes para mediar en este tipo de conflictos entre militantes y gobernantes.

Les urge resolver el problema, porque es mal arranque para un partido y para un gobierno llegar con conflictos internos por el reparto de espacios y acusar del empoderamientos de los mismos del PRI que han controlado el cabildo en la capital de Sinaloa. ¿O no?

AUDITORÍA A LA LEGISLATURA. Sin precedentes es el acuerdo de Morena de auditar el ejercicio de los dineros en la legislatura pasada; lo cual significa que están bajo sospecha por hacer mal uso de los fondos públicos que les fueron asignados para el desempeño de las labores legislativas.

Será una prueba de fuego para la actual auditora, revisar el gasto de los dineros de quienes la nombraron, aunque hay quienes dicen que más bien es trampa para demostrar que no están haciendo bien su trabajo en la Auditoría Superior del Estado, y que ello sirva de argumento para pedir su remoción. ¿Será?

Lo cierto es que al arribo de Quirino Ordaz se removió a Toño Vega, el anterior auditor, que se supone había sido electo por siete años; sin embargo, la llegada de un nuevo equipo al gobierno estatal “forzó la renuncia” del anterior titular de la Auditoría, y, por lo que se ve, la nueva mayoría de Morena en el Congreso del Estado va a intentar forzar también la salida de Emma Félix como auditora superior, toda vez que la identifican como una funcionaria supeditada al equipo del gobernador y sin autonomía. ¿Será?

¿DIFERENDOS EN LA UAS? Dicen los que saben que el actual rector Juan Eulogio Guerra le está disputando mando a Melesio Cuen, que toma acuerdos e impone decisiones al margen del exrector, quien ha tenido el control en los últimos años.

Juan Eulogio, dicen, ve debilitado a Cuen, y por ello, por su lado, promueve negociaciones y hace acuerdos con el gobernador y con ciertos legisladores de Morrena. ¿Será?