Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Aumento en puerta

LOS MOCHIS

Los propietarios de los camiones urbanos en Sinaloa están proponiendo un incremento a las tarifas del servicio de 6.50 a 7 pesos para los usuarios. Como estrategia para que su planteamiento no sea rechazado, los camioneros no subirán la tarifa para los estudiantes, sector que les da una importante fuente de ingresos.

Su argumento para solicitar un incremento en las tarifas del servicio urbano es que ya van tres años que el precio del boleto no sube, mientras que los costos de operación no tienen para cuando parar. Uno de los elementos que el "pulpo camionero" explota para proponer el alza a las tarifas es el incremento del combustible, lo que les repercute en su gasto para operar, al grado de que exponen que el gasto por ese concepto se les ha subido 300 pesos por camión.

Miguel Luna Ley, líder del Sindicato Nacional del Autotransporte en Sinaloa, reveló que en este sexenio, en el del gobernador Mario López Valdez, es en donde el sector transportista ha tenido un freno a la actualización de las tarifas del transporte urbano. Los transportistas estaban acostumbrados a los privilegios que se les dio en los sexenios cetemistas de los gobernadores Juan S. Millán Lizárraga y Jesús Aguilar Padilla, en reciprocidad por los favores políticos prestados. Entre muchos otros, se recuerda el caso en el que transportistas boicotearon los actos de campaña de Malova al no prestar sus servicios de traslado. Pero Malova ganó la elección para gobernador y luego se vino la embestida contra los líderes de ese sector, quienes empezaron a "tronar", como es el caso de Juan Francisco López Orduño, en Los Mochis. Además, los transportistas fueron obligados a modernizar sus unidades, las cuales estaban en deplorables condiciones. Tuvieron que invertirles.

Se ha avanzado, pero algunas unidades todavía presentan serias deficiencias y los choferes prestan un pésimo trato a los usuarios. Se espera que en la negociación del alza a las tarifas se dañe lo menos posible a los usuarios, pero que se les exija a los transportistas a resolver los problemas que aquejan al sector.