Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Bajaron expectativas

NUESTRA OPINIÓN GUAMÚCHIL

Todo quedó en palabras, así tal y como dice el dicho: "a las palabras se las lleva el viento", dejando muy en claro por qué casi siempre éste se aplica en casos similares al que haremos alusión, mismo que queda de manifiesto en el reciente Carnaval Guamúchil 2014. Ese que desde que ganó la alcaldesa Liliana Cárdenas se encargó de ofrecer: espectacular, dinámico, diferente.

Se veía un rescate espectacular a la fiesta más importante de Guamúchil, al que se le conoce como el segundo carnaval más importante del estado, después de Mazatlán, claro está.

Lo cierto es que el Carnaval de este año dejó mucho qué desear, el elenco que tanto se esperó no llegó, sólo se trajo a Calibre 50, los carros alegóricos no estuvieron tan espectaculares como se pensaba y se anunciaba, los vestidos de las reinas sí estuvieron muy bonitos, pero en general la desorganización se dejó notar.

El templete lució muy pobre y desnutrido, más de un ciudadano criticó el acceso al mismo, pues era una rampa de muerte y las reinas apenas podían subir; otro de los detalles se vivió en la desorganización de la coronación de la reina de los Juegos Florales, que no tenía dónde sentarse y por poco y se desmayaba debido al peso de las alas que portaba.

Lo cierto es que las quejas se escuchan fuerte, el comercio organizado, por ejemplo, tuvo muchas pérdidas debido a que el comercio informal acaparó muchos espacios, la suciedad que dejaron muchos de ellos fue notoria, no había estacionamiento, y el cierre de calles causó muchas más molestias de las que se pensaba. Una vez más los funcionarios y demás deberían aprender que no se debe prometer sin antes fijarse si hay o no recursos, establecer un buen plan que denote la organización y eso se vea reflejado en una buena fiesta, donde la unión familiar se haga presente, la gente apoye, en pocas palabras, que nadie pierda y todos se diviertan.