Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Beisbol en época de Mundial

RINCÓN BEISBOLERO

Evento. Corre ya la Copa del Mundo, el evento futbolero más importante y que cada cuatro años acapara la atención de miles de millones de habitantes de todo el mundo. Aquí ni quien diga que es una exageración, que la condición de ser el deporte más popular en el mundo, hace que la sentencia sea lógica.

Curiosamente, en el país donde menos impacto pudiera estar teniendo este evento es en Estados Unidos, en donde a querer o no, las grandes masas se han mantenido "vacunadas" en contra del soccer, aunque siga siendo un deporte altamente practicado a nivel escolar y tener una liga que no ha dejado de ser competitiva.

Pero una Copa del Mundo de lo que sea no es capaz de restar interés ni atención a las Grandes Ligas. El beisbol sigue su marcha tan campante como siempre, logrando titulares y provocando notas de todo tipo. Muy acostumbrados están los mercados norteamericanos para que los diversos espacios de entretenimiento convivan sin "robarse" atención unos a otros.

Así entonces, en estas semanas de actividad mundialista seguirá haciendo ruido todo lo que acontece en la Gran Carpa, se hablará ampliamente de logros y hazañas de peloteros y los medios darán el espacio y cobertura de siempre a lo que en ese país es aún, el llamado "pasatiempo nacional".

Casero. No hace mucho decíamos que para el beisbol mexicano, corriendo actualmente la temporada 2014 de la Liga Mexicana, una aparente ventaja lo es que los horarios de los partidos (esto sí) de futbol estaban siendo programados básicamente por la mañana o en la tarde temprano.

Nuestra conclusión fue decir "¡benditos horarios!"

Aquí en nuestro país sí es complicado para el beisbol competir contra grandes eventos como el Mundial. No estamos todavía en condiciones de ver como al mismo tiempo que se esté registrando un evento de gran impacto, esto no tenga impacto en la asistencia, ya no digamos atención, para un choque de pelota.

Esto se da en ocasiones como peleas de boxeo en las cuales participa un pugilista mexicano, eventos de un solo día, de una sola noche, ante lo cual los clubes lo mejor que hacen es mover los horarios.

A querer o no, esto provoca ese raro fenómeno de convertir a los seguidores al beisbol en adversarios irredentos ("haters") del futbol, una especie de seres bajo una crónica animadversión hacia todo lo que huela a balompié y, por tanto, se mueven bajo un entusiasta cuando estéril desdeño hacia lo que el nefasto Pedro Treto Cisneros llamaba "el otro deporte".

Clubes como Sultanes de Monterrey, con gran raigambre futbolera en su plaza, han decidido de muy buena manera compartir antes que competir, ser agresivos con su mercadotecnia y saber respetar los espacios que corresponde a cada uno de los deportes. Y la verdad lo han hecho muy bien y les ha ido muy bien.

Eso nos luce que están preparando en Guadalajara, en donde los Charros de Jalisco están próximos a debutar en la Liga Mexicana del Pacífico.

Schedule. En entrevista que le hicimos a José Luis Velazco, gerente de medios del club tapatío, nos dijo que tienen como propuesta el tener como horarios de sus juegos las 7 PM de lunes a viernes, las 4 PM los sábados y los domingos a las 12 del día, que para los cánones nacionales resulta poco usual.

Pero le encontramos toda la lógica si es que nos fijamos que de esa manera le dan la vuelta a confrontaciones directas contra juegos de balompié que puedan celebrarse en las mismas fechas. Los horarios de fin de semana lucen así ideales porque además promueven que afición de las comunidades aledañas a Guadalajara puedan asistir sin el sempiterno riesgo de que al final de cada encuentro no tengan forma de regresar.

Así las cosas, hay buenos ejemplos de que en México sí se puede competir con el deporte más popular si se saben mover las piezas y si se sabe construir entre la afición una mejor cultura de entendimiento.

El pastel es grande y alcanza para todos.