Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

"Bomba de tiempo"

GUASAVE
Avatar del

Por: Moisés García

De muy serias, por no decir, sumamente graves, podrían calificarse las condiciones infecciosas del ambiente en algunos populosos sectores citadinos y se constituyen en un potencial peligro para la salud pública, por obra y gracia de un sistema de drenaje obsoleto y por lo tanto agotada su vida útil.

Desde luego no es nada nuevo, la contaminación que existe en Guasave en los últimos años se ha vuelto persistente y empieza a alcanzar niveles históricos. Muchos factores inciden para que el problema adquiera, de alguna manera, tintes dramáticos.

Como decimos, de un tiempo a la fecha la situación se ha agudizado a grados extremos, pues amplias zonas son terribles focos de infección y nadie hemos querido darnos cuenta.

Ni la autoridad, a la que corresponde ofrecer los satisfactores más elementales para el mejoramiento de la calidad de vida, como tampoco los usuarios del sistema de drenaje sanitario contribuyen en nada a buscar la solución al riesgoso entorno insalubre que prevalece.

El drenaje sanitario de la ciudad es una verdadera "bomba de tiempo" para la salud pública, no sólo para los habitantes de esos sectores donde brotan las aguas negras y que son bastante, sino para todos los guasavenses.

Es evidente que colectores de aguas sucias empiezan a colapsar y si no ha provocado mayor incidencia de hepatitis, tifoidea y afecciones gastrointestinales en la población, es porque, como dirían los religiosos, Dios es muy grande.

Importantes zonas donde brotan los desechos, por muchas cosas, pero principalmente por el abandono del sistema de drenaje por parte del gobierno y también porque en los usuarios no hay conciencia de su uso eficiente y cuidadoso, son las de más alto riesgo y susceptible a la incubación bacteriológica que pudiera reventar en una epidemia de impredecibles proporciones.

Las aguas negras sin alcanzar a degradarse, corren libre a cielo abierto, contaminando el ambiente que se respira en casi toda la ciudad.

Será necesario que el gerente de Jumapag, Armando Favela, al que le ha tocado bailar con la más fea, aunque sea recurra a "mexicanadas", como se hacía todavía hace poco para mantener bajo control las fugas y al mismo tiempo establecer estrategias de mayor efectividad y de forma integral para terminar con el problema.

Profesionales de la medicina consultados al respecto señalan que hay el temor de que si no se toman medidas urgentes para atenuar la impresionante contaminación que hay por diversos rumbos de la ciudad, la población estaría en riesgo de ser afectada por enfermedades tan peligrosas como el cólera y la hepatitis.

Lo peor es que si no se ejecutan las medidas precautorias que amerita el caso y por desgracia se presentara lo que no es deseable, sería muy difícil controlar el problema y la salud pública de todo el municipio estaría bajo amenaza.

Por supuesto el asunto no sólo corresponde a Jumapag y Salubridad, sino que se requiere de una acción conjunta e integral de todas las áreas de gobierno, incluyendo el estatal y la Federación, que tengan que ser involucradas, pero debe ser pronto antes de que les truene en la mano.

Si en los gobiernos y en los usuarios del drenaje no hay voluntad ni colaboración para en principio aquellos solucionen su disfuncionalidad y en los segundos conciencia para el uso del sistema cual debe, todos los esfuerzos que pudieran realizarse en beneficio de la comunidad serán inútiles y por lo demás, como cita el lugar común, en su salud lo hallarán.