Opinión

Botones de pánico

NUESTRA OPINIÓN CULIACÁN
Avatar del

Por: Redacción

Los restauranteros y sus comensales no sienten lo duro sino lo tupido a causa de los asaltantes, quienes ya encontraron su mina de oro para agarrar dinero o hacerse de objetos de valor.

Resulta que los amantes de lo ajeno llegan tranquilamente y armados, hasta los establecimientos para despojar de sus pertenencias a las personas que se encuentran consumiendo alimentos, y así, impunemente, se marchan con el botín.

No es la primera ocasión que se denuncia este tipo de delitos, pero las autoridades se encuentran pasivas ante los delincuentes, quienes roban libremente vehículos, casas habitación, bancos y restaurantes, sin ser detenidos, lo cual sigue impulsando que se cometan más ilícitos de este tipo.

Esta situación tiene desesperados a los restauranteros de la ciudad, ya que además de las pérdidas económicas que les generan los asaltos, también les espantan a los comensales, y como las autoridades encargadas de brindar seguridad a los habitantes de la capital sinaloense no han hecho algo para detener a los delincuentes que traen en jaque a los propietarios de los restaurantes, que ya planean sus propias estrategias: como instalar botones de pánicos en los establecimientos para dar aviso de inmediato a las corporaciones policiacas sobre la comisión de un asalto, en busca de que los policías puedan detener a los asaltantes.

Mientras que las autoridades estatales presumen la reducción de los asesinatos, no pueden hacer lo mismo con otros delitos que simplemente no pueden controlar, y la razón es muy sencilla, como los sicarios ya no pueden matar libremente, ahora cometen otros delitos para seguir manteniendo su mismo nivel de vida, y utilizan las armas que ya tienen en su posesión.