Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

¿Caballada gorda?

GUASAVE

Si bien todavía falta por recorrer seis meses -semanas más, semanas menos- para que los partidos políticos locales decidan quiénes serán los candidatos para relevar a Blas Rubio en la diputación federal, el asunto empieza a cobrar efervescencia en sus grupos más emblemáticos.

Por lo menos en el PRI, los prolegómenos del proceso electivo prometen ponerse harto interesantes, pero no se espera que vaya a ser, hablando de sus procedimientos ortodoxos, muy distinto al de hace tres años.

También en esta ocasión el abanico de aspirantes parece tendrá una abertura más amplia, no sólo en cantidad, sino cualitativamente.

Por supuesto en el Revolucionario Institucional lo más seguro es que la lucha por alcanzar la candidatura a diputado federal se constriña a militantes de los sectores popular y campesino, donde abundarán los prospectos.

Ambas organizaciones constituyen las fuerzas de mayor importancia e influencia política, sin menoscabo, por otra parte de la corriente cetemista, como hace tiempo la ha venido intentando infructuosamente y que esta ocasión puede buscarla de nuevo con Diego Aguilar Acuña.

Parafraseando aquella famosa y coloquial frase del cacique de Guerrero ya extinto, Rubén Figueroa, a diferencia de anteriores vísperas "digitales", por esta vez y sin que siente precedente, la "caballada está gorda", bueno, flaca no está para la carrera por la curul en el Congreso Federal.

Por los vientos que corren, al menos uno de afuera de la conocida y tradicional clase política guasavense está dispuesto a entrarle al cortejo de la candidatura.

En principio habrá que admitir que el grupo del actual diputado local, Ramón Barajas, que se ha mantenido vigente por casi 10 años en la actividad pública, podría ser mano de su partido para resolver el caso Guasave en el Distrito 04.

Ha sido, desde gerente de Jumapag, hasta diputado federal, pasando por la Liga de Comunidades Agrarias, alcalde y ahora legislador localito.

A quien no debe perderse de vista, porque a lo mejor y ahora tiene mejor suerte en sus aspiraciones políticas, es al empresario José Menchaca, que si bien es cierto no es de los "Dinos" priistas, desde hace rato se ha subido a la plataforma pública con ganas de concretar algo más que levantarle la mano a los que ganaron las posiciones a las que igual aspiró.

Luis Cárdenas, una figura pública con algunas experiencias de gobierno -fue procurador, contralor y diputado- las que ha venido mezclando con su actividad primaria de la abogacía, es otro de los nombres que se barajan tempraneramente en los corrillos pueblerinos.

Incluso, Cárdenas no niega su pretensión de alcanzar la nominación de su partido y ha dicho al que lo quiera escuchar y al que no también, que está trabajando en el proyecto con una actitud franca y honesta.

Infaltable en la lista de las especulaciones podrán estar también, la aún dirigente del PRI Municipal, Diana Armenta, que le apuesta a su calidad de género y desde luego a los buenos oficios de la senadora Diva Hadamira Gastélum.

Los hay también figuras más nuevas en el negocio que se han forjado en la actividad pública a base de insistencia, como es el caso de Víctor Espinoza, que la semana próxima asumirá, precisamente la presidencia del PRI municipal, posición que le dará el derecho a ser incluido como un activo al que habría que tomar en cuenta para lo que viene.