Opinión

Calderón tumbó al "Caminante", gracias a Fidel Velásquez

HISTORIAS Y AVENTURAS
Avatar del

Por: Rosario Oropeza

Está por levantarse la veda a la captura de camarón en nuestra región, viene con ello una alentadora esperanza para quienes de ello viven, tras meses de insuficiencia económica.

Don Alfonso G. Calderón no estaba en los planes del PRI ni del presidente de la República en turno Luis Echeverría Álvarez para convertirse en gobernador de Sinaloa, pero una coyuntural situación dio pie, a que el poderoso líder sindical Fidel Velásquez lo lograra meter y sacar de la jugada al "Caminante" Gilberto Ruiz Almada.

Echeverría fue presidente de 1970 a 1976, y Calderón gobernó de 1975 a 1980, no estaba contemplado que el fuera; El "bueno" era Gilberto Ruiz Almada, quien tuvo que abandonar Sinaloa por "grillas" del líder ganadero Pilar Ángel Zazueta, mismo que lo obligó a renunciar a la dirección de obras públicas en el ayuntamiento que presidía en Culiacán Emilio Aguerrebere.

Así se fue a la capital del país y se refugió al lado de don Luis Echeverría quien lo nombró su segundo de a bordo en la Secretaría de Gobernación de la que era titular antes de convertirse en candidato.

Ruiz Almada se sentía seguro de llegar a la gubernatura de Sinaloa, era "el natural" , al grado que por medio de un amigo mutuo, citó el 28 de marzo de 1974, al periodista Antonio Pineda Gutiérrez en "La cucaracha", un bar de la capital, para pedirle que él y sus cólegas lo fueran mencionando como "El amarrado".

Pero poco antes "del destape", LEA fue a Monterrey a una reunión con los de la Iniciativa Privada a quienes regañó y les llamó fascistas y traidores, por ello le dieron la espalda a su gobierno.

Fidel Velásquez aprovechó el momento y le dijo: "Señor la CTM lo respalda, los obreros de México estamos con usted, no está solo", y ahí le pidió tomar en cuenta a don Alfonso para la gubernatura de Sinaloa, cosa que le concedió, y "El caminante, caminó".