Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Calendario escolar manoseado

MAZATLÁN

Las altas temperaturas que se tienen en todo el estado han motivado que haya una discusión abierta desde hace varias semanas sobre la pertinencia de modificar el calendario escolar. Con ello se pretende que las clases no se extiendan hasta finales del mes de julio, fecha para cuando se estima que las temperaturas serán todavía mucho más altas.

La discusión por ahora es esa, sin embargo el tema es mucho más de fondo. Por supuesto que es necesario hacer algo, pero la realidad es que no hay una visión que a largo plazo busque generar mejores condiciones para los estudiantes.

En las escuelas de todos los niveles, sobre todo en las públicas, lo que se busca son pretextos para no ir a clases. Con cualquier motivo los maestros y directivos mandan a los alumnos afuera de las aulas o de plano les dicen que no vayan, independientemente de que el día esté marcado como obligatorio o no.

Muchos maestros hacen sus "puentes" a conveniencia e incluso les dicen a los alumnos que si no van a clases, no pasa nada. No hay sanciones para los alumnos como tampoco para los maestros. Las autoridades no solo se hacen de la vista gorda, sino que hasta también hacen sus puentes.

Todo esto se traduce en que las escuelas son una especie de pachanga, donde con sus excepciones, unos hacen como que estudian y otros como que enseñan. Súmele a esto la puntada de no ir a clases los últimos viernes de mes para reuniones sindicales de los maestros.

A ello agregue días del estudiante, del maestro, de las madres, del padre, del abuelo y de lo que a usted se le ocurra. En estos días o de plano no hay clases o los niños van medio turno, o al festival y de vuelta para su casa.

La consecuencia es la mala calificación que tienen los alumnos mexicanos a nivel internacional y que gran parte del calendario se desaproveche. Por ello, ahora es imposible recuperar el tiempo perdido y es difícil ponerse al corriente con los programas educativos. No hay escenario para adelantar el ciclo sin que se pierdan horas de estudio.

Alguien tiene que ponerle orden al desastre del calendario para evitar que maestros, sindicatos y autoridades lo sigan manoseando a su antojo. Otra cosa igualmente importante es que las escuelas se acondicionen para que dejen de ser las ollas de vapor que son actualmente.