Opinión

Cambios en la ETI 28

GUASAVE

Por: Francisco Castro

Sin el afán de dar por hecho las acusaciones que pesan sobre la cabeza de la recién cesada como directora de la Escuela Secundaria Técnica No.28, Patricia Castro Medina, a quien un grueso grupo de padres de familia responsabilizan de un presunto fraude, conflicto que a todas luces amenazaba con trastocar las actividades al interior del plantel, funcionarios de la SEPyC tomaron el toro por los cuernos y ayer mismo por la tarde la separaron del cargo; ahora sería bueno conocer el resultado de una investigación a fondo sobre el ingreso, utilización y comprobación del gasto de recursos que en su mayoría aportan "voluntariamente" los padres de familia en este plantel.

Y es que el plantón que ayer realizaron padres de familia en la puerta de la escuela, impidiendo el ingreso de la directora, no era cosa menor, y por tratarse de un cuestionamiento muy serio sobre el manejo de recursos, el problema resultaba aún peor, pues no sólo cuestionaba la credibilidad de la señalada sino la misma tranquilidad del plantel, una escuela en donde por cierto los padres de familia y los propios maestros han dado muestras en más de una ocasión de no ser para nada dejados, y si no que le pregunten al anterior director Óscar González, a quien los docentes se le rebelaron por causas distintas y no cesaron hasta que obligaron su cambio.

Quizá las versiones sobre la conducta de la directora para con los padres de familia, a quienes al parecer no tomaba en cuenta mas que para cobrarles la nada despreciable cuota de mil pesos por inscripción, parecieran cosa menor, pero no, pues en una comunidad escolar no se puede avanzar si una de las partes falla o no se pone de acuerdo, y por lo que se deduce, la maestra Patricia Castro Medina no entonaba con muchos.

Sorprende, la verdad, que el sindicato no haya metido su cuchara para intentar defender lo indefendible, quizá ya sabían que el cese de la maestra era cuestión de tiempo.