Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Cambios o la 'Danza húngara'

RINCÓN BEISBOLERO
Avatar del

Por: Jose Carlos Campos

Deadline. Ayer fue el último día permitido para realizar movimientos en Grandes Ligas sin necesidad de acudir a los waivers. Fecha que ha cobrado importancia en los últimos años, especial relevancia, porque aparte de lo estrictamente deportivo, es ya factor de peso lo económico, los valores contractuales de los peloteros.

Y para no variar, ayer jueves aquello fue una especie de "danza húngara", en la que no faltaron los nombres codiciados al estilo de David Price o Jon Lester, lanzadores de Liga Americana que se ubican en la clase premier.

Que si hay crónica de lo que se dio ayer, seguro son los Medias Rojas los que acaparan el papel protagónico al realizar algunos movimientos que bien entendidos, deben interpretarse como el quemar naves en esta temporada para el año que viene recomponer camino.

Y justo los patirrojos, junto a los Atléticos de Oakland, armaron el más sonado de los cambios al lograr estos últimos a Lester y a Jonny Gomes a cambio de Yoenis Céspedes, en lo que supone una movida de Billy Beane, gerente de los Atléticos, para de una vez tomar por asalto el campeonato de la liga americana y, de una vez, el de la Serie Mundial.

¿Qué Lester será agente libre en 2015 y que los Medias Rojas pueden recuperarlo? Bean anda en la frecuencia del "hoy, hoy, hoy".

Nombres. Muy ducho el movimiento de los Tigres de Detroit al hacerse de Price y reforzar así de manera impresionante su rotación abridora al unir al zurdo a Max Scherzer y a Justin Verlander, así sea que este último no ande en su mejor versión este año.

Movimientos como el de Gerardo Parra, quien de Arizona pasó a Cerveceros, o el de Asdrúbal Cabrera, quien de ser Indio ahora será National. Cada club involucrado movió sus fichas en lo que se cree son la dirección correcta.

Y aquí caben dos apuntes:

Primero, la prudencia de los Dodgers de Los Ángeles, que no movieron un solo dedo y hasta parece que pecaron de discretos. Para algunos, su mérito está en no deshacerse de Matt Kemp, con todo y presente que parece estar en "mute".

Segundo, no hubo nombres de mexicanos entre los anunciados, nadie que buscara a un pelotero azteca y particularmente a Óliver Pérez, quien se esperaba pudiera ser buscado como opción de relevo zurdo por algún cuadro aspirante a play off.

Hace poco que los mismos Tigres se hicieron de Joakim Soria, a quien por cierto no le ha ido nada bien con su nuevo uniforme. Apaleado un día y sufriendo la derrota en la siguiente actuación. Mala pata.

Mundial. Y mientras tanto, en Sinaloa arrancó el mundial U-15 (o sea, únicamente peloteros de 15 años) que viene ser un torneo muy atractivo para el sector profesional por aquello de la "scouteada".

Varios son los buscadores que se arriman a este evento para checar a los jóvenes y detectar potenciales prospectos, que en el caso de los mexicanos serían las frutas jugosas que sin invertirles pueden representar los grandes miles de dólares de ganancia.

La tarea es verificar talento, ponerles "cola", convencer padres o tutores, ofrecimientos por arriba y por abajo del agua, lograr su firma y dejar que lo demás fluya para que alguien en Estados Unidos se interese. Que si se necesita, una breve actuación en Liga Mexicana tipo vitrina (o pasarela, pues) para luego guardar entre algodones hasta que llegue la oferta.

No, aquí no hay eso que llaman desarrollo ni eso que llaman inversión, aunque el scout sea a sueldo, le regalen uniforme al pelotero y le paguen un boleto de avión. Pero pegando el chicle, entonces ya es negocio.

Veremos qué resulta de este torneo U-15.

Aviso. Señores de la Conade, aprovechen que el regente —casi dueño de la Femebe— anda en Sinaloa y manden a alguien para ver si de una vez por todas aclara lo del dinero sin comprobar desde 2012 y, ya de una vez, por el destino de los recursos que entregó Grandes Ligas derivado de la participación de México en las tres ediciones del Clásico Mundial.

Y si de algo se enteran, pasen corriente ¿no?