Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Campañas sin ciudadanía

Por: Martha Chapa

Arrancaron ya las campañas hacia las elecciones presidenciales del 2018. Formalmente se llaman “precampañas” pero lo cierto es que los tres principales candidatos ya están seleccionados, elegidos y volcados a la tarea de ganar votantes día con día. Sin embargo, todavía no advertimos propuestas específicas de los contendientes respecto a los principales problemas y retos de la nación.
El inicio de las tres campañas ha estado marcado sobre todo por un intercambio de dimes y diretes y una sucesión de declaraciones que no son sino vaguedades aisladas respecto a asuntos de nuestra vida pública.
Han prevalecido hasta ahora los ataques y las descalificaciones electoreras con una dosis de presunto sarcasmo, como si no se tratara de campañas políticas en aras del cargo más importante del país, sino de un concurso de gracejadas e ingenio barato.
Y si bien están previstos varios debates entre los contendientes, donde tendrán que plantear los componentes esenciales de sus programas y una serie de posiciones y compromisos ante el electorado, sería deseable que desde ahora conociéramos con mayor precisión qué piensan esos candidatos y que medidas pretenden tomar en diversas materias en caso de llegar a la Presidencia de la República.
Para nuestra desgracia y fastidio, los mensajes propagandísticos en los medios ya resuenan con su vacuidad, sus sofismas y su contenido engañoso, plenos de promesas fáciles que bien sabemos no son factibles de llevarse a cabo en la práctica, ya sea por falta de recursos o por sus planeamientos ilusorios.
Nos falta saber quiénes serán los candidatos independientes que aparecerán en la boleta electoral, quizá Margarita Zavala y Jaime Rodríguez, El Bronco, aunque a ambos aún les falta cubrir los requisitos establecidos por la ley electoral, entre los que destaca la recolección de casi 900 000 firmas de ciudadanos que apoyen su candidatura, distribuidos en un mínimo de 17 entidades federativas y que sumen cuando menos el 1% del total en la lista nominal de electores en cada una de ellas. Al margen de que logren cumplir con los requerimientos de ley, lo cierto es que los aspirantes a una candidatura independiente no han tenido la capacidad de despertar el interés ni la esperanza de los ciudadanos, que los observan con indiferencia.
Volviendo a los candidatos de las tres coaliciones, conforme pasan los días resulta cada vez más evidente que sólo se miran entre ellos y ninguno se interesa por voltear a ver a los ciudadanos. 
Por eso, valdría la pena que aprovecharan estos días de asueto para reconsiderar sus estrategias. Es preciso que reenfoquen sus campañas y superen los ataques inmediatistas y efectistas para pasar ya a la discusión seria, responsable y propositiva de los asuntos nacionales, sobre todo los que más preocupan a los mexicanos, como son, entre otros, la seguridad y la economía.
Quien sepa verlo y abordarlo así, sin duda empezará a afianzarse y obtener una preferencia electoral difícil de superar.