Opinión

Campeonato olvidados

MI PUNTO DE VISTA

Por: Luis Alfonso Félix

Los títulos nacionales han perdido interés y valor en México. Qué tiempos aquellos en los que un pugilista luchaba por clasificarse y posteriormente dirimir un título.

Todavía hasta la década de los 90 ser monarca doméstico representaba un orgullo para un boxeador. El mismo Julio César Chávez deseó ganar un campeonato, pero la oportunidad de enfrentar al "Azabache" Martínez un 13 de septiembre de 1984 –recién se cumplieron 30 años- lo obligó a renunciar a la posibilidad de luchar por esa diadema.

Actualmente los promotores voltean muy poco hacia los títulos nacionales. Pero la indiferencia va asociada con la mentalidad del deportista, que ante el surgimiento de más organismos y una gama inmensa de campeonatos en disputa, prefieren un cetro regional, interino y hasta de cartón, que el emblemático cinturón mexicano.

En aquellos tiempos ser monarca nacional no representaba una tarea fácil. Los diez clasificados en cada uno de los pesos reclamaban su oportunidad y los dueños de esas diademas debían cumplir con los tiempos de defensas opcionales y obligatorias. Eso daba más fluidez a que los títulos tuvieran movimientos y los campeones vivían un receso bastante corto.

Empresas como la de Yucatán, la ciudad de México, Guadalajara, Tijuana y Ciudad Juárez se peleaban como cárteles de la droga por promover a los monarcas domésticos.

Resultaba muy común ver las funciones sabatinas de Televisa encabezarla una contienda de título nacional.

En esa dinámica me tocó participar durante casi 10 años, cuando el extriple campeón mundial Julio César Chávez explotó su envidiable relación con la televisora exdueña del boxeo en el país y consiguió que sus funciones, en la desaparecida empresa JC Chávez Corporation, formaran parte de esa gala de trasmisiones donde verlas a través de la pantalla chica era un placer.

Durante el tiempo que se mantuvo la empresa, esta se extendió hacia otras latitudes del estado y de Baja California Sur. En esa vorágine de funciones nos tocó promover títulos y coronar a varios boxeadores sinaloenses, tales como Alex Montiel, Raúl Ríos, Luis "Tyson" Vázquez, Josesito Montiel, Jimmy Llanes, "Cuate" Ruiz, "Cholo" Rubio, entre otros.

Estancados. Hoy en día los campeonatos nacionales no sirven más que para presumir que un día estuvieron situados en lo más alto de ese deporte.

Quienes todavía son reconocidos como tales, reciben migajas por una defensa. La crítica situación los obliga a pelear sin exponer la corona, pues solamente de esa forma logran mantenerse activos.

Mire usted. El campeón Paja Javier Martínez se coronó en septiembre del 2011, y hasta la fecha no ha realizado una sola defensa.

El título mini mosca, después de esperar más de dos años para estar en juego, apenas el mes pasado tuvo actividad y nuevo dueño con el regiomontano Juan Alejo.

Julián Rivera (DF) ganó el mosca en 2013 y no lo ha expuesto; su paisano Efraín Pérez (súper mosca) hizo en septiembre del año pasado la tercera defensa. Los títulos súper pluma, ligero, súper ligero, welter y súper welter no se mueven desde mediados del 2013.

Los cetros en divisiones más pesadas son los menos solicitados. El súper medio, por ejemplo, no se juega desde agosto del 2011. También con demasiadas telarañas encima están el semi pesado (2009), crucero (2010) y el peso completo (2011).

--

Ayer Dios me permitió escribir estas líneas; hoy sólo ÉL sabe si podré hacerlo de nuevo.