Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Candidaturas Independientes (parte II)

SUSTANCIA SIN RETÓRICA

Al poco tiempo de que formulé la iniciativa relativa a las candidaturas independientes, un diputado local de aquella época (1997), me recomendó a un personaje que se dedicaba al perifoneo, quien tenía inquietudes por ser candidato independiente. Recuerdo que un buen día ese personaje me llamó por teléfono de parte de dicho diputado para invitarme a desayunar, con el propósito de que lo apoyase en su pretensión de ser candidato independiente.

Ante la recomendación del citado diputado, accedí con mucho gusto a su llamado. Recuerdo claramente que una vez que lo tuve enfrente y me platicó todo lo que había sido de su vida, incluyendo su relación con su exsuegro Juan Antonio Beltrán, expresidente municipal de Navolato. Accedí con mucho gusto en asesorarlo, y me dije por dentro, esta oportunidad puede ser un experimento para poner en marcha el propósito de mi iniciativa.

De tal manera que ese experimento fue puesto en marcha al año siguiente (1998) y finalmente, el referido personaje fue el primer candidato independiente que hubo aquí en Sinaloa. Ahora ya saben quién fue el artífice de ese experimento, y quizá recuerden el nombre del personaje, ya que tres años después (2001) volvió a contender con ese carácter para el "cargo" de diputado local. Lo hizo con muchas ganas, de tal manera que se dio bastante propaganda, y hasta fue mencionado por muy conocidos columnistas políticos de este y otros medios de comunicación. Además, le metió tantas ganas a sus pretensiones, que hizo muchísimo trabajo de volanteo, pues se le facilitaba, ya que se dedicaba al negocio de perifoneo.

Cinco años después (2006), a nivel nacional, pero sin que el suscrito hubiese sido su asesor, tuvimos como candidato independiente a la presidencia de la República, al excanciller Jorge Castañeda Gutman, quien al ser rechazado como tal por las autoridades electorales, interpuso una demanda que finalmente fue resuelta por el órgano competente mexicano, pero no conforme con ello, Castañeda recurrió hasta la Corte Interamericana de Derechos Humanos, la cual, por cierto, era presidida por un buen amigo mío, el doctor Sergio García Ramírez. Finalmente, dicha Corte resolvió el caso como improcedente, dándole la razón al gobierno mexicano.

Seis años después (2012), hubo otro candidato independiente a la Presidencia de la República. Se trata, ya saben ustedes amigos lectores, de Manuel de Jesús Clouthier Carrillo, quien por cierto fue diputado federal bajo las siglas del Partido Acción Nacional, pero por problemas con dicho partido, se autodeclaró diputado independiente.

Esa es la historia reciente de las candidaturas independientes en México y en el Sinaloa nuestro. Ahora que fue recientemente publicada (23 de mayo) la Ley General de Instituciones y Procedimiento Electorales, las condiciones jurídicas cambian para quienes aspiran y suspiran a una candidatura independiente. Faltaría ver la calidad moral de un aspirante. Continuaremos con el tema.

[email protected]