Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Candil de la calle...

GUASAVE

Guasave.- Si el gobierno federal no interviene o dicho sea mejor, no cumple con sus compromisos para resolver los problemas de comercialización del frijol en primer término, el de la cosecha de sorgo y por si algo faltara el que se pronostica una vez en el mercado la de maíz, son asuntos que llevan visos de que vayan a tronarle en la mano de fea manera.

Indiferente, por no decir que, ante los graves conflictos que le esperan a los productores, la administración peñanietista trae una actitud de importamadrismo, ensimismado como está en la diarrea de reformas de toda laya que ha impuesto en detrimento de los mexicanos.

Y las erráticas políticas económicas, no sólo son de cara a la actividad agrícola, sino hacia todos los sectores productivos que podrían desencadenar una de las peores crisis económica, social y hasta política, y terminar por revertírsele a sus proyectos de gobernar transexenalmente.

En el caso del frijol, con un mercado bajo el control leonino de unos cuantos "coyotes" con la presunta complicidad del gobierno, amenazan con desplomar los precios, pues mientras los acopiadores recibirían a 14 por kilo, al consumidor podría llegar hasta 30 o 35 pesos.

Pero eso no es todo, la naturaleza también aporta lo suyo, debido a que por efectos de las plagas la productividad por hectárea se verá mermada considerablemente, lo que hará irredituable para los frijoleros, someterse a la cotización de 14 pesos por kilo que empiezan a fijar los "coyotes".

La protesta del miércoles de los productores que plantearon enérgicamente su malestar por la ausencia de una política agrícola congruente, lamentó que no se aprecie una actitud de sensibilidad de las autoridades para resolver el problema o al menos que lo intentaran.

Ahora bien, otro de los factores que están incidiendo en los abusos contra los hombres del campo es el hecho de que ningún organismo, llámese Caades o Liga de Comunidades Agrarias, se atreve a levantar la voz en defensa de sus agremiados a pesar de que hace meses se viene anticipando que los esquemas de comercialización para las cosechas, de maíz, frijol y sorgo no iban a funcionar.

El gobierno de Enrique Peña Nieto, que se ha comprometido de boca para afuera que ahora sí se haría justicia al campo, está procediendo al revés, dando tumbos y mintiendo en todo lo que ofrece o a ofrecido desde su campaña.

Pruebas irrefutables de que el gobierno federal no quiere ni va a apoyar y a cambio "tronarlo", son todas las complicaciones que brotan como hongos en materia de comercialización, tantos son sus esfuerzos que ponen para "madrear" a los productores que el arancel a la importación de maíz y pudiera servir para financiar con más holgura a los productores, se ha convertido en una mentira más, de las muchas que han echado.

Prometer no empobrece, reza popular refrán y que en el caso, como en el de todos los gobiernos priistas, es premisa retórica, mientras en el extranjero, Peña Nieto ofrece en venta al país, si no es que de plano ya lo remató.

Oferta sus recursos naturales con facilidades para que lo adquiera quien lo desee, bajo la sentencia de que si no le entran estarían desaprovechando las "ofertas de garage".

Aquí en tanto, en México se cierran las puertas de créditos a los sectores productivos, se clausuran los mercados internos para la comercialización de la producción doméstica. El farol de la calle en que se ha convertido el actual gobierno deja al garete al país y, ojalá y no, pero pudiera haber un rompimiento social.