Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Cáritas Mazatlán, IAP

MALICIANDO

Casi todas las personas son tan felices como se deciden a serlo (Lincoln).

VÁMONOS MALICIÁNDOLA, amigos y lectores. Los saludo cariñosamente desde una hermosa motocicleta Harley Davidson, a la cual no me quedó otra más que aceptar la invitación de un apuesto biker que vino a invitarme a dar una vuelta… ¡Qué tal, eh! Espero estén bien, disfrutando la mayoría a sus familiares que están de visita, y de los eventos programados por los integrantes de la Semana de la Moto. Que la pasen de lo mejor…

CARIÑOSA BIENVENIDA a la distinguida señora Lety Coppel, quien viene invitada por su estimado amigo, el padre Rafael Martínez Gallardo, a la inauguración del nuevo edificio de Cáritas Mazatlán, y al festejo que el diputado Fernando Pucheta tiene programado para los niños este fin de semana… ¡Grata estancia, señora bonita ¡

HOY AL mediodía, CÁRITAS Mazatlán, IAP, inaugurará su edificio, ubicado en calle Veranos 12501, en Jardines del Valle. Por allá estaremos puntuales, amigos…

TAMBIÉN LES recuerdo que el sábado 17 de mayo es el baile de apoyo para Cáritas Mazatlán en uno de los salones del centro de convenciones. Amenizará la fabulosa Orquesta de Nacho Millán. Se servirá una cena de cuatro tiempos… Vamos…

CONTINUANDO CON el tema de ayer sobre el cerro donde se encuentra el faro natural más alto del mundo y que los mazatlecos podemos estar muy orgullosos de tenerlo en casa, a los paseos que nos llevaba la Chabelita al faro (no se por qué motivo "El Cachico", mi padre, no iba) llevábamos tortas y refrescos, y con mucho cuidado, agarrados de la mano, subíamos el caminito estrecho, que no sé si es el mismo. Ya arriba era una chulada recibir el aire fresco de la naturaleza, divisar el mar, el puerto y ubicar dónde quedaba la casona de la Rosales, la de los abues, la Catedral, el mercado, je, je, je, je, y antes de que se oscureciera nos bajábamos todos muy contentos, no sin antes firmar en los libros del recuerdo para hacer constar que ahí estuvimos. Le voy a preguntar a don Carlos Peña, mi consuegro y guardián del faro, si todavía están esos libros ahí… Lo bueno es que esa historia del faro no me lo platican, la viví en mis mocedades. A estas alturas de la vida, no creo volver a hacer ese paseo tan atractivo. No me quiero arriesgar, pero me conformo con que me digan que ahí están los libros, y cuando suba algún amigo, como mi compadre Chiquete, el colega Miguel Ángel Benítez o el Jesús Oropeza Herrera, busquen en los libros el saludo que en ¡aquellos tiempos! escribiera su tan querida amiga "Malicita". ¡Qué tal, eh!

NOS VEMOS mañana. Pórtense bien, que en eso estamos… Ciao, MALICIA…