Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Carlos: hay que ir al fut

EN PRIVADO

¡Cerca la bola…! Florestán.

Yo creo que mi querido Carlos Marín, director editorial de Grupo Milenio, no va al fútbol hace muchos años, aunque lo recuerdo alguna vez en el estadio de Ciudad Universitaria.

Y lo digo tras su columna del viernes pasado sobre el grito de Eeeeeeeeeeeh ¡Puuuto…! que, por lo leído, le ofendió profundamente al punto de volver al tema el lunes e interrumpir, el martes por la noche, la intervención de Diego Fernández de Cevallos en el noticiario de las diez, en la que el ahora columnista de esta casa iba a tratar ese tema con su conductor, Carlos Zúñiga.

Carlos, en su entrega del viernes, comenzó diciendo: Puto es el rabioso grito con el que muchos mexicanos intentan hacer fracasar a portero del equipo contrario al suyo, por lo que digo que hace mucho que no va a un partido.

En los estadios, el coro de Eeeeeeeeeeeh ¡Puuuuto! no es un rabioso grito, es un grito festivo que tampoco intenta hacer fracasar al portero del equipo contrario y menos entraña una carga homofóbica tan discriminatoria como cualquiera que denigre a la personas porque no tiene esa intención homofóbica que sostiene Carlos.

Así se lo hizo ver el propio Fernández de Cevallos, tanto en su colaboración del lunes como en el debate del martes.

Lo que me llama la atención es que Carlos siempre ha sido un liberal y crítico de las causas políticamente correctas y ahora me parece que, por un error de interpretación o de inasistencia a los estadios, ha quedado atrapado en una de ellas.

Estoy de acuerdo en que la expresión, el coro, pueda ser de mal gusto, que lo es, pero como se grita en las gradas, es festivo.

Y al que no le gusten los festejos que no se meta a los estadios.

Yo le tengo un gran afecto y respeto a Carlos Marín, y va mi columna en prenda para esta noche en Tercer Grado, que estoy seguro recogerás para que nos ahorremos el Eeeeeeeeeeeh ¡Puuutos!

Con esa confianza te mando un abrazo, querido Carlos.

RETALES

1. TACAÑOS.- Hay problemas en la obra de presidente Masaryk, porque la mayoría de dueños de centros comerciales y tiendas, se niegan a pagar su aportación al GDF. A la fecha, sólo el treinta por ciento ha cumplido. Una solución es que hagan pública la lista de los morosos que de todos modos se van a beneficiar de la reconstrucción por la plusvalía. Ni los que más tienen, fondos y centros comerciales, han pagado;

2. ¿FAMILIA?- Entiendo que cada quien es libre de pensar y decir lo que quiera, lo que no entiendo es por qué el Senado tiene que financiar una comisión al senador del PAN José María Martínez, para hacer de su ideología personal, un tema de Estado; y

3. LIGAS.- No veo ningún parentesco con funcionarios de Hacienda, como dice en la Secretaría de la Función Pública, Teresa Gómez del Campo Gurza.

Nos vemos mañana, pero en privado.

[email protected]