Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Carta de una madre a una hija

Per saecula saeculorum

Aprovechando que va a ser 10 de mayo, me adelantaré a la fecha este domingo y desde hoy empezaré a felicitar a todas las dichosas mujeres que se han convertido en madres, y también, ¿por qué no?, a esos padres que por azares del destino han fungido como tal: ¡muchas felicidades! Por seguir haciéndose cargo del trabajo más importante del mundo, aun cuando sus hijas se convierten en madres y en abuelas, y en tatarabuelas, muchas felicidades por aceptar un cargo que nunca se deja, porque si nos fijamos curiosamente, la madre nunca se retira, no renuncia, no falta y miente enfermedad, por eso deben recibir dobles bonos por sus resultados, doble prima vacacional, doble paga, doble aguinaldo y doble o triple de todo cuando sea y no sea el momento, ya que buen merecido lo tienen. Por lo tanto, a continuación les quiero compartir una pequeña reflexión en forma de "carta" que encontré por ahí y que tiene las palabras exactas que quisiera transmitir una semana antes del gran día, para que vayan todos "chiqueando" a sus mamás desde ahorita, lean con atención y el o la que se sienta culpable, cambie las cosas, la carta fue escrita por una mamá para su hija y dice así: "Mi querida hija, el día que me veas vieja, cansada y arrugada, te pido por favor que tengas mucha paciencia, pero sobre todo trata de entenderme, de ponerte en mis zapatos, de no desanimarte ni desesperarte, mucho menos enojarte. Si cuando hablamos, repito lo mismo una y mil veces mas, no me interrumpas para decirme "Eso ya me lo contaste", solamente escúchame por favor, no me importa que finjas que es la primera vez, mejor recuerda los tiempos en que tu eras niña y yo te leía la misma historia una noche tras otra noche mas hasta que te quedabas dormida, no te olvides tampoco de las veces que me preguntabas cientos de veces la misma cuestión y yo te respondía con cariño. Cuando no me quiera bañar, cambiar o hacer algo que me ordenes o me pidas, no me regañes y por favor no trates de avergonzarme, solamente recuerda las veces que yo tuve que perseguirte con miles de excusas para que te bañaras cuando eras niña, para lavarte los dientes, para cambiarte, para peinarte, para ponerte los pañales... Cuando veas mi ignorancia ante la nueva tecnología, ante este nuevo mundo que se me viene encima mas rápido de lo que puedo comprenderlo, dame el tiempo necesario para aprender, bríndame tu sabiduría al respecto y, por favor, no hagas esos ojos ni esas caras de desesperada que no significan más que "Vieja tonta"... Recuerda, mi querida niña, que yo te enseñé a hacer muchas cosas como comer apropiadamente, vestirte, peinarte por ti misma, ir al baño, tratar a las personas bien y cómo confrontar y lidiar con la vida misma... El día que notes que me estoy volviendo vieja, repetitiva, torpe o arrugada, por favor, ten paciencia conmigo y, sobre todo, trata de entenderme... Si ocasionalmente pierdo la memoria o el hilo de la conversación, dame el tiempo necesario para recordar y si no puedo, no te pongas nerviosa, impaciente o arrogante, ayúdame, sóplame, dame tips, recuérdame. Solamente ten presente en tu corazón que lo más importante para mí en un largo periodo de la vida fue estar contigo. Y cuando mis cansadas y viejas piernas, no me dejen caminar como antes, dame tu mano, de la misma manera que yo te las ofrecí cuando diste tus primero pasos... Cuando estos días vengan, no te debes sentir triste o incompetente de verme así, sólo te pido que estés conmigo, que trates de entenderme, tolerarme y ayudarme mientras llego al final de mi vida con amor, pero sobre todo con dignidad y con gran cariño por el regalo de tiempo y vida que tuvimos la dicha de compartir juntas, te lo agradeceré con esa enorme sonrisa que en tu niñez te iluminaba el alma, te lo agradeceré con todo ese amor que te demostré algún día, porque te confieso mi niña a mí tampoco me gusta volverme vieja, no me gustan mis arruga, la dependencia me entristece, mi alma sigue siendo joven y nadie quiere una piel vieja cuando sigue teniendo un espíritu nuevo… pero está sucediendo y en algún momento hay que hacerle caso al cuerpo... No lo olvides. Te ama, tu mamá". ///

[email protected]