Opinión

Caso Coppel-Krauze: cortina de humo por revocación de mandato

EL ANCLA

Por  Luis Enrique Ramírez

Un editor de medio pelo, Ricardo Sevilla, salió de la oscuridad para lanzar una bomba mediática en el noticiero filoamloísta de Carmen Aristegui. Confesó haber sido parte de la campaña negra presuntamente orquestada por Enrique Krauze en contra del hoy presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, antes de la elección.

Lo relevante de la participación de este personaje en la polémica radica en que es el primero en presentar supuestas pruebas del «compló»: 17 facturas por 25 mil pesos cada una que cobró por sus servicios (crear y distribuir contenidos para denostar a AMLO y fueron expedidas por la empresa Coppel SA de CV). Exhibió públicamente copias de las facturas, aunque en ninguna se especifica el concepto del trabajo desempeñado. La persona que le pagó directamente por llevar a cabo tal tarea —asegura— fue Agustín Coppel Luken.

Agrega que el intelectual Fernando García Ramírez estaba en la misma nómina y que todos laboraban bajo el mando de Enrique Krauze.

El afamado historiador Krauze, director de la revista Letras Libres y el más cercano discípulo de Octavio Paz, se dice víctima de criminalización desde el poder y niega haber sido parte de la operación anti-AMLO. A Sevilla dice no conocerlo, y respecto al grupo mencionado, aseguró: «Ese equipo no es mío. Ese equipo lo hizo Fernando García Ramírez». García Ramírez es un reconocido crítico literario, parte del staff de Letras Libres y cercano a Krauze. Hasta ahora se ha mantenido en silencio.

Krauze, Coppel y otros empresarios señalados como patrocinadores financieros del documental Populismo en América Latina, que AMLO considera un ataque de campaña, fueron denunciados ante la Fepade por el Gobierno federal este fin de semana, nueve meses después de que el video fuera transmitido en Amazon Prime.

Según Krauze, la razón de que se monte un espectáculo mediático al respecto desde la cúpula del poder justo en este momento constituye una «cortina de humo» para desviar la atención de un hecho de real trascendencia: la revocación de mandato, puerta de entrada a la reelección de AMLO, recién avalada por los diputados y que en los próximos días será discutida en el Senado para su aprobación o rechazo definitivo.

Populismo en América Latina equipara a AMLO con mandatarios como Hugo Chávez, de Venezuela, y Luis Inácio Lula da Silva, de Brasil. Se refiere al entonces candidato a la presidencia de México como «el redentor furioso» y, por sus orígenes en el PRI, cuestiona si realmente es un líder de izquierda o mantiene la doctrina política que marcó sus orígenes en el tricolor. 

LOS CARGOS. La denuncia contra las empresas y sus dueños que supuestamente pagaron la realización del documental (OHL, el presidente del Consejo Mexicano de Negocios, Alejandro Ramírez, Germán Larrea, Coppel, Krauze e incluso Eruviel Ávila con recursos del Gobierno del Estado de México) se fundamenta en la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, que en su artículo 447 prohíbe que personas físicas o morales «contraten propaganda en radio y televisión, tanto en territorio nacional, como en el extranjero, dirigida a la promoción personal con fines políticos o electorales, a influir en las preferencias electorales de los ciudadanos, o a favor o en contra de partidos políticos o de candidatos a cargos de elección popular».

DE VUELTA AL RUEDO. Sandra Yudith Lara Díaz, una de las más brillantes mujeres de la política sinaloense, polemista, informada, amante de la lectura, dueña de una voz propia que la distingue del común de los priistas, vuelve a tomar los micrófonos. 

Estará todos los martes a las 07:20 a. m. en ADN Informativo de Máxima Radio, en el 103.3 de FM, en la mesa de análisis del noticiero de Victoria Sánchez.

Escuchar a Sandra Lara es tarea obligada para entender el acontecer público. No se pierda esta oportunidad.