Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Caso León: ¿sanciones o deslindes?

Traspiés. No sabemos si en el futuro, cuando se redacte la reseña de la temporada 2017 de la Liga Mexicana de Beisbol, quien reseñe sucumba a la tentación de acudir a la mentira que disfrace adecuadamente los hechos. Así ha sido hasta ahora: la historia de la LMB está llena de mentiras que nada tienen de “piadosas”. 
Veremos si se redactará de manera veraz el cisma que vivió y los resultados que se obtuvieron, si se será capaz de decir que se levantó la alfombra y la basura que se halló pero no se limpió. De cómo algunos clubes han vivido atados a erarios y de cómo, ojo, 6 de 16 equipos están en manos de tres directivas. Multipropiedad al 100 por ciento.                                                                     El martes era la fecha anunciada para reinaugurar el estadio “Domingo Santana” de la ciudad de León, las cosas transcurrían con cierta normalidad, pero a la hora “cero” falló el alumbrado. En todos lados se cuecen habas, pero aquí hay algunos aspectos que llaman la atención y habría que ponerlas con señales de duda.                                                                                                   ¿Verificó el club que todo estuviera listo en la parte del alumbrado y más aún, esta supuesta verificación fue al lado de los directivos de la liga?
¿Confirmó LMB que la inversión hecha incluyó la modernización del sistema de alumbrado?            ¿Fue falla “casual” o defecto que no se arregló?
Respuestas que servirán cuando se redacte la historia. 

Postura. Al presidente de los Bravos de León. Mauricio Martínez, declaraciones en el sentido de que “los Diablos no quisieron jugar, que eso se los ordenaron desde la Ciudad de México”.  Eso se dijo que dijo.
La reacción en redes sociales no se dejó esperar, comentarios de peloteros en reproche abierto para Martínez que más tarde, manifestó extrañeza luego de asentar que nunca dio tales declaraciones.
Aquí subyace, de fondo, el antecedente inmediato: los Bravos no son club “alineado” al grupo al que pertenece Diablos y ni modo de no pensar que muy pronto se presentó la oportunidad de ir cobrando agravios retrasados. Dejarlo de tener presente sería ingenuidad.

Racional. Lejos de ser comparativo el comentario, debemos asentar que una de las gr andes ventajas que tiene la Liga Mexicana del Pacífico al suscribir el Winter League Agreement es que los estadios de las ocho plazas asociadas son supervisados por las Grandes Ligas. La LMP no En LMB, se rigen por más por criterios laxos que por estatutos propios. Los incidentes en León son resultado de una patética comedia de errores que parte, naturalmente, del retraso en la decisión por aprobar la compra de los Broncos para hacerlos Bravos. Inmersos en sus diferendos, los directivos dieron pie para que el estadio Domingo Santana no tuviera el plazo suficiente y necesario para acondicionarlo como lo merece el aficionado, lo marcan los reglamentos estatal y municipales y sobre todo, que supere esos criterios laxos que privan en el circuito.                       Así, las sanciones que amenaza con imponer la LMB suenan a un gran absurdo luego de que estas tendrían que imponerse al resto de sus franquicias y a sí misma. En todo caso, tendrían que empezar por deslindes: “yo no fui, yo nada tuve que ver”, etc., etc.