Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Caso de las barras convertido en asunto federal

EN EL BLANCO

Burla a la Profepa. Alguien tiene que decirle al Procurador Guillermo Haro. Porque casi en su cara el alcalde Carlos Felton ordenó instalar barras con venta de cerveza en plenas playas...Y sin permiso de Profepa. El 9 de abril Mazatlán fue cede de un acto especial que encabezó el titular de Profepa y el Gobernador Mario López Valdez, dónde se puso en marcha el programa "Playa en Regla". Siete días después, el Gobierno Municipal violó todo procedimiento, ordenó instalar barras con venta de cerveza en plena playa, sin permiso para funcionar. Y no contentós con eso, cuando la delegación de Profepa en Mazatlán se da cuenta de tal irregularidad, instala sellos de clausura, pero estos fueron violados por el Oficial Mayor Salvador Reynosa. Así o más arbitrarios. Así o más abuso de autoridad. Si Felton cree que por haber pasado Semana Santa y porque casi concluye la Semana de Pascua ya todo está terminado, corre el riesgo de equivocarse. De acuerdo a informes precisos la denuncia presentada por Profepa por la violación de sellos y a las disposiciones de funcionamiento en zona federal, tendrá sus consecuencias. De entrada las empresas cerveceras que hicieron su negocio en complicidad con el Gobierno, no realizaron tramite alguno para solicitar permiso de Profepa para los días 16, 17, 18 y 19 de abril. Días en que operaron las famosas barras. Tenemos enfrente una solicitud presentada a Profepa para instalar templetes con inflables y ambientación para los días 26 y 27 de abril. Habrá que ver si también pretenden hacer lo mismo en estos días.

Negligencia e ineptitud. La construcción de Plaza Sendero habrá de reanudarse después del 30 de abril. Ni un día menos. Pero la pregunta es ¿quien pagará los daños ocasionados por este grave retraso en la obra?. Y es que los inversionistas saben que hay responsables de lo que sucedió...Y están en el Gobierno Municipal. Tenemos la película completa de lo sucedido. Previo al evento de instalación de la primera piedra al que invitaron al Gobernador. El municipio solicitó a Semarnat y profepa arrancar sin los permisos de impacto ambiental requeridos con la promesa de que serían resueltos en unos días. Pero no fue así. Los días corrieron y nada. Ni siquiera una solicitud llegó a las instancias federales. Solo el argumento trivial del Ayuntamiento de que el Departamento de Ecología Municipal ya había autorizado la obra. ¡Por favor!. Tal desconocimiento a la Ley, exhibió de cuerpo completo a la administración feltonista. Entonces llegó el ultimátum. Regularicen todo antes de llegar a clausurar. Y tampoco atendieron el llamado. Fue cuando sobrevino la clausura. Ahora lo que están corriendo son los días que determina la Ley para poner en vigencia los permisos finalmente solicitados ante las instancias legales. Y si para el 30 de abril no hubiera ningún reclamo que pudiera presentar cualquier ciudadano que se sienta dañado o agredido por esa obra, entonces los trabajos habrán de reanudarse. Pero ¿y los daños ocasionados quien los pagará?. Está claro que el compromiso de los empresarios de concluir la obra en noviembre se retrasará. Y todo por la ineptitud de quienes están al frente del Gobierno Municipal encabezado por Carlos Felton. [email protected]