Opinión

Cena sorpresa

EL CUADRO
Avatar del

Por: Beatriz Acevedo Tachna

Continuando con lo que les contaba ayer sobre la maratoniza de festejos en honor a la tía Nora González de Pedrero, nomás me faltó el evento con el que se cerró con broche de oro semejante cumpleaños: la cena sorpresa. Fue en los privados del Hoyo 19 del Country Club que extendieron su cupo para recibir a 40 invitados en una gran mesa imperial que el WFTopoleón se encargó de parapetar y dejar al 100 con una decoración padrísima, cálida, muy chic y elegante, con un mantel floreado en tonos beige, unas rejas verticales de herrería en el centro, troncos gigantes, candiles grandísimos con velas adentro, botellas de vidrio, mason jars y demás recipientes que se llenaron de agua y flores de diferentes estilos, todas en tonos blancos y que penetraron el lugar con un olor riquísimo. Como a eso de las 8:30 de la noche empezaron a llegar los invitados: desde Culiacán, Heriberto y Marcela de Villicaña; los Bedolla, Raúl y Tencha de Mercado, Arturo y Dora de Mercado, Chica y Fabio de Vargas, los compadres Pablo y Norma de Vázquez, mi abuela, mi hermana, mi madre y mi tía Sara, las AMSIFAS que no pudieron faltar, Alfonsina de Villalobos, Lety y Lupita Valenzuela, Armida de Corral, Gracielita de Amarillas, los hijos de la festejada Daniela, Marily, Norita y también Jorge Luis y Mariana de González (muy guapa y ya punto de explotar a baby Gabriel en cualquier momento), Xóchitl Gallardo, Michelle Villalobos, Sally Vega, Rosalina Ibarra y un bolón más que estuvimos disfrutando la hora en la que llegó la festejada junto con su marido, Leocadio González, y se llevó la sorpresa, ya que ella pensó que sólo iba a cenar con sus hijos y una pareja de compadres. Mucha emoción y Las Mañanitas coreadas por todos los presentes fue el bonito momento que se vivió mientras la tía Nora repartía abrazos y carcajadas con todos. La cena consistió en unos aperitivos muy deliciosos: una concha rellena de mariscos a la mantequilla y al gratín con panecitos, unos timbales de atún para después entrarle al corte en salsa de jamón ibérico con sus respectivas guarniciones buenísimas y de postre el icónico pay de limón y flan del bar. Como a las 12 de la noche empezó a despedirse la gente muy satisfecha y la cumpleañera muy regalada, chequen el cuadro con la juventud: