Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Cerisola da opinión a GAP en lío con Larrea y en su óptica reglas para aeropuertos son actos de autoridad y deben acatarse

NOMBRES NOMBRES...Y NOMBRES

* Evalúa Delta duplicar su 4% en Aeroméxico por rentabilidad y planes de expansión; concluye AB InBev reunión global aquí con crema y nata; hoy grupo técnico con el Metro y van ICA-Carso-Alstom y CAF; avanza Alsea por los Vips.

EL PASADO 19 de febrero la SCJN que comanda Juan N. Silva aceptó atraer el expediente de la controversia que hay con relación a la validez del tope individual a la tenencia accionaria que establecen los estatutos del Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP) y que se estima contraviene a la Ley del Mercado de Valores.

El asunto derivó de las gestiones hechas por Germán Larrea para quedarse con el control de esa firma que opera 12 aeropuertos.

El dueño de GMéxico comenzó a realizar compras de paquetes de la serie B a finales del 2010, y en su momento incluso realizó una petición a la CNBV para ofertar por el control de GAP.

La aceptación del expediente por la SCJN fue unánime, esto es con 5 votos a favor, lo que revela su importancia, máxime que se trata de una empresa pública y que lo que se decida sentará precedente.

Los expertos de GMéxico estiman que los cambios que en su momento se realizaron a la ley bursátil debieron modificar lo estipulado en los estatutos de GAP.

La ponente del asunto que se desahoga en la Primera Sala de la Corte es Olga Sánchez Cordero.

No hace mucho trascendió que GMéxico obtuvo una opinión técnica del tema por Aarón Dychter, ex subsecretario de SCT.

Le adelanto que GAP que preside Eduardo Sánchez Navarro hizo lo propio con quien fuera secretario de SCT, Pedro Cerisola y Weber.

El ex funcionario ya dio a conocer sus puntos de vista el 5 de marzo, en un documento de cinco cuartillas en donde de manera práctica se plantean antecedentes de lo que fue la privatización de Asur, GAP y Centro-Norte, para luego realizar algunas consideraciones y una conclusión.

Al respecto de esta última se hace ver que las condiciones establecidas para la licitación de los aeropuertos fueron avaladas por el gobierno federal, constituyen actos de autoridad y por ende deben ser acatadas, máxime que se trata de entidades concesionadas, en este caso a 50 años.

Cerisola enfatiza que en realidad lo establecido ahí no es opinable.

De hecho los propios operadores de las 3 entidades concesionadas tampoco pueden modificar las condiciones con que recibieron esos activos, ni vender las acciones o cambiar los estatutos a su libre arbitrio, dado que se requiere la validación del gobierno.

Este último incluso puede retirar la concesión a los particulares, si se considera que incumplen con el plan de desarrollo establecido, una adecuada salud financiera y la calidad en el servicio de bienes que son públicos.

En ese contexto encaja por ejemplo la enajenación del 15% de las acciones de control a un grupo ganador, en tanto que el 85% se diluyó en bolsa.

Ahí también se inscribe un contrato de asistencia técnica, contraprestación que se replicó en las tres licitaciones a 10 años y prorrogable por periodos de 5 años, sin especificarse límite de renovaciones.

En cuanto a la participación accionaria de la entidad de control, se establece un tope del 20% del capital en cada grupo aeroportuario y se determina un máximo del 10% en el ejercicio de los derechos corporativos.

Finalmente para la tenencia de cualquier accionista distinto al grupo de control, está la prohibición de adquirir más del 10% del capital social y se plantea que quien rebase esa posición está obligado a vender el exceso, que carecerán de voto y que no podrán ser representadas en ninguna asamblea.

En el caso de GAP estas prohibiciones y limitaciones están contenidas en los artículos décimo y duodécimo de sus estatutos.

En ese sentido para Cerisola y Weber no hay nada que discutir.

Por cierto le adelanto que ayer hubo un oficio relacionado con un amparo que presentó GAP ante el Juzgado Sexto del DF. Se ordena a la CNBV de Jaime González Aguadé y a la BMV de Luis Téllez, girar instrucciones para que GMéxico publique como evento relevante que una asamblea de accionistas que a la que convocó el pasado 3 de diciembre, fue declarada nula.

***

RESULTA QUE EN una de esas Delta Airlines que comanda Richard Anderson podría aumentar su participación accionaria en Aeroméxico que comanda Eduardo Tricio y que dirige Andrés Conesa. Le adelantó que la estadounidense ya lo evalúa y podría duplicar su tenencia. Parece que los resultados financieros del 2013 serían un factor determinante, así como los planes de expansión en el corto y largo plazo de la mexicana. Esto obviamente acrecienta su rentabilidad. Vale señalar que fue en 2012 cuando Delta adquirió un 4% del capital de Aeroméxico, en una primera operación patrimonial del gigante de EU aquí. Las dos aerolíneas tienen una fuerte alianza comercial y una coparticipación en la base de mantenimiento de Querétaro. Considérelo.

***

AYER CONCLUYÓ AQUÍ en el DF la Senior Leadership Conference de AB InBev, que es la reunión de los más altos ejecutivos de las seis zonas con las que opera esa influyente cervecera belga-brasileña en el planeta. Como recordará México es una de ellas tras la compra de Modelo. La realización de esta junta con 200 presidentes y directores de la multinacional no es fortuita y rubrica el interés que hay por el país y su enorme potencial. La conferencia arrancó el domingo y entre los invitados estuvieron Paulo Lemann y Marcel Telles, que son de los principales accionistas de control de AB InBev y también mayoritarios del fondo 3G que a su vez es dueño de firmas como Heinz y Burger King. Igual estuvo por aquí Carlos Alberto Sicupira, otro de los empresarios más acaudalados de Brasil. La reunión fue encabezada por Carlos Brito mandamás de la cervecera y estuvo por supuesto Ricardo Tadeu, cabeza de México.

***

SERÁ HOY CUANDO arranque un grupo de trabajo técnico que ayudarán al Metro que lleva Joel Ortega a determinar exactamente las diversas variables que hay que ajustar para garantizar que la Línea 12 vuelva a funcionar en óptimas condiciones. Participarán el consorcio de ICA de Alonso Quintana, Carso de Carlos Slim y Alstom de Cintia Angulo. También la española CAF de Maximiliano Zurita, que dicho sea de paso, se sabe se ajustó a las especificaciones solicitadas por el Metro para los 30 trenes de 7 coches y que fueron entregados en óptimas condiciones. Aparentemente lo sucedido en la Línea 12 se explica por un problema multifactorial que habrá que corregir con calma y el mejor talento disponible. Ayer ya fue cesado Enrique Horcasitas, quien fue la cabeza del proyecto.

* * *

CONFORME A LA ruta crítica Alsea que dirige Fabián Gosselín ya dio respuesta a Cofeco de Alejandra Palacios en cuanto a las condiciones impuestas para adquirir a Walmart de Scot Rank la cadena Vips. Hasta donde se sabe el proceso de la transacción sigue viento en popa y pronto deberá cerrarse.

[email protected]