Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Chachitos

SURREALISMO CRUDO

Los Chachitos son una niña y un niño: Chachi y Tito. También son bolitas de trigo inflado y endulzado que te pueden sacar de un apuro cuando llegas a casa después de una larga ausencia y notas que el refrigerador no ofrece muchas opciones para comer, además de dos tortillas que hace mucho dejaron de ser planas. A Chachi y a Tito los hizo un dibujante que se esforzó poco o está pasando por una etapa minimalista en su carrera. La enorme cuchara que sostiene Chachi en su mano derecha y las apasionadas sonrisas que despliegan los dos niños, son un aviso de la felicidad que puede ocasionar el azúcar que viene con la ingesta de uno de los cereales más baratos del mercado. Una bolsa de Chachitos de quinientos gramos es rendidora y puede sobrevivir durante meses en la alacena, pero tiene un punto débil: una vez abierta, la envoltura de papel celofán tiende a romperse por los lados, lo que llega a causar un desastre que sólo se evita si se colocan los Chachitos en un recipiente más confiable. Los Chachitos son mejores en su presentación de chocolate, aunque tampoco es que el chocolate tenga mucha presencia a la hora de servirlos en un plato con leche. Otro punto débil de este cereal: se pone aguado incluso antes de entrar en contacto con la leche, y por lo tanto no sirve de nada comerlo con prisa. A veces, entre tanto Chachito sabor chocolate puede venir uno de color rojo, que no es de fresa ni de chipotle, sólo es rojo y está ahí porque nadie es perfecto en este mundo, mucho menos los encargados de empacar un cereal de tan bajo perfil. De acuerdo con la Revista del Consumidor, una porción de treinta gramos de Chachitos contiene dos gramos de fibra, diez de azúcares y once de carbohidratos complejos, lo cual los empata casi con las Zucaritas y los Lucky Charms en lo que a nutrición se refiere. Pero si nos vamos a lo que importa, es decir, las mascotas de los cereales, me quedo mil veces con Chachi y con Tito. Es que el tigre Toño nunca logró convencerme, y el duende de los Lucky Charms, bueno, es un duende, y yo no puedo confiar en él, no soy un degenerado.

[email protected]