Opinión

#ChallegeAccepted

LA VIE ENROSE

Por  Ana en Rose

#ChallegeAccepted(Imagen ilustrativa/ Pixabay)

#ChallegeAccepted | Imagen ilustrativa/ Pixabay

La dinámica original consistía en subir una foto (sola y en blanco y negro) etiquetando a quien te nominó y nominando a mujeres fuertes e increíbles

Esta última semana, como pudimos ver los usuarios de Facebook e Instagram, abundaron las fotos en blanco y negro con el hashtag #ChallengeAccepted. Hay quienes lo hicieron nomás por “sigue rollos”, pero la dinámica original consistía en subir una foto (sola y en blanco y negro) etiquetando a quien te nominó y nominando a mujeres fuertes e increíbles para crear el mensaje de empoderamiento de la mujer.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

Me parece increíble que a estas alturas del veinte veinte todavía tengamos que hacer dinámicas para demostrar lo fregonas que somos las mujeres. Gente, nosotras podemos hacerlo TODO y más, lo hacemos mientras sangramos, mientras cargamos una criatura, con tacones y hasta con un perfecto winged eyeliner.

Bien se vio el pasado 9 de marzo en la Ciudad de México que un mundo sin mujeres no fuera el mismo (y ni remotamente mejor). Como dijo Arjona “¿Qué hubiera escrito Neruda? ¿Qué habría pintado Picasso?”. Somos musas, artistas, economistas, biólogas y también madres. Un autor llamado Erick S. Gray, escribió: “Lo que sea que le des a una mujer, ella lo hará más grande. Si le das esperma, ella te dará un bebé ... Si le das una casa, ella te dará un hogar. Si le das comestibles, ella te dará una comida. Si le das una sonrisa, ella te dará su corazón. Ella multiplica y amplía lo que se le da”.

Tenemos el superpoder de hacer más con menos, así que mi #ChallengeAccepted será más solo un post mío en blanco y negro, sino una columna completa para todas las mujeres que conozco, de las cuales a todas las admiro y de ellas aprendo a lo fregona que es ser mujer, si me fuera por nombres ni el periódico completo bastara.

Así que termino simplemente agradeciendo a todas las mujeres que trabajan, que pelean por nosotras, que se animan, que marchan, que gritan las injusticias y que dan todo de sí día con día, ya sea en su casa o en las calles. Todo eso se engrandece y abre paso para las próximas mujeres en nuestro camino, demostrando que podemos ser y hacer lo que sea, porque aunque se crea que “It’s a man’s world”, sabemos perfectamente quiénes son las que llevan los pantalones.

Ana en Rose.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo