Opinión

Charros, cuidando la plaza

RINCÓN BEISBOLERO

Por  José Carlos Campos

ÉXITO.- Si algo debe reconocerse a la Liga Mexicana del Pacífico es que durante más de cincuenta años, los club es que la integran y sus directivos han logrado mantener fortalecida la sociedad que los une. Esto es, que han sabido conservar y renovar su visión sobre lo que quieren de la liga y así tomar las mejores decisiones. Lejos de ser el anterior un elogio vano, habrá que ver que ello ha servido para que buena parte de las medidas adoptadas, decisiones, algunas que han sido complejas, han tenido resultado más que halagadores. Conste: dijimos algunas, que no todas.

Y una de ellas debe decirse fue el aceptar el arribo de Guadalajara como plaza, asumir el riesgo de llevar la pelota de invierno a la segunda ciudad más grande del país y en especial, de enfrentar la competencia que se supone frente al futbol y su reconocida presencia en la capital de Jalisco.

Cinco años han transcurrido y hoy se puede afirmar que la decisión fue la acertada. Surge el comentario al calor no por ver a los Charros en la etapa semifinal ni porque el miércoles su estadio tuvo una entrada de más de 16 mil almas, la mejor en su historia. Surge porque se comprueba que la directiva ha cuidado la plaza, la ha trabajado y se percibe un notorio clic entre afición y equipo.

No solo son los resultados, sino el trabajo que gira en torno al club, presencia de marca, el esfuerzo por darle identidad, algo que se percibe en cómo es que la gente ya (se) identifica con los peloteros, los reconoce como sus figuras e ídolos.

La LMP puede ver que la decisión de hace años ya está dando frutos. Ganaron la plaza que algunos por muchos años no quisieron.

CERCA.- Hasta antes de ayer, por cierto, los Charros estaban a un triunfo de llegar a la serie final, luego de colocarse 3-1 sobre los Venados de Mazatlán. Anoche mismo sabríamos si la serie regresa a Mazatlán o todo concluyó.

Mientras, hoy en Los Mochis, el sexto de la serie que los Cañeros y Yaquis, con ventaja para los verdes de 3 juegos a 2 y con no solamente el hándicap de jugar en su casa, sino de que los Yaquis no han ganado un solo juego como visitantes en la presente postemporada.

Se hacen cábalas porque se dijo que el abridor Andre Rienzo había dejado el equipo, buen lanzador que se suponía sería el encargado de un séptimo juego, situación que hace visible que en caso de llegar la serie hasta el límite, la tribu echará mano de Francisco Rodríguez, que no se ha visto nada mal en este mes de enero.

Viene lo más emocionante de las semifinales.

RETO.- Lo comentado sobre Guadalajara nos hace ver cómo el beisbol mexicano debe reconocer que en muchas plazas tradicionales se ha perdido terreno no por el avance de otras actividades, sino porque se ha dejado de trabajar.

Se supone que un grupo empresarial se hará cargo de lo que dejaron del equipo de Unión Laguna, hasta hace poco parte del combo multipropiedad al lado de Leones de Yucatán. Para el grupo de directivos que encabeza.

Alejandro Iraragorri, que algo sabe de este negocio, la tarea será casi empezar de cero luego de que recibe pedacería de roster y una plaza que en materia beisbolera fue agraviada.

Igual deberá esperarse en la Ciudad de México en donde la apuesta no debe quedar en solamente ofrecer un estadio nuevo, presumirlo como el más bonito de la LMB y el más moderno. Llega a una de las peores plazas de la liga, en materia de asistencia, y la tarea será ahora mantenerlo con un óptimo nivel de ocupación que supone deberá entenderse como una reinvención de la conexión con la afición beisbolera de la ciudad.

Ahí está el gran desafío porque escuchar y leer halagos para una obra sin aficionados no tiene valor ni deportivo ni social.