Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Cifras

EDUCACIÓN, HOY
Avatar del

Por: Marcos Miranda Gil

El 58 por ciento de la población económicamente activa de nuestro país vive en y de la informalidad. Esta cifra dada de refilón y muy rápidamente en estos días refleja una realidad poco atendida, pero sí muy cercana. La mayoría de los trabajadores carecen de respaldo social y de seguridad económica indispensables para aspirar a una estabilidad presente y futura, tanto en lo individual como en lo familiar o colectivo. Los efectos de esta situación, por mucho tiempo soportada e ignorada, han traído consecuencias serias en el ámbito educativo. De entrada, la percepción de que no hay condiciones para asegurar la supervivencia en mi hogar, en el caso de los niños, o posibilidades de continuar estudiando gracias al apoyo sólido de mis padres, en el caso de los jóvenes, así como la sensación de amenaza, vulnerabilidad y desamparo prevalecerán en mi entorno condicionando esto a continuar con la tarea que he visto hacer todo el tiempo en mi contexto. Es el cuento de nunca acabar. Se sigue luchando por la supervivencia y los porcentajes de deserción siguen manteniéndose muy altos por razones obvias. Es preciso dejar de atender sólo los efectos y enfocarse más a las causas de todo este complejo fenómeno, porque lo que nos dice el sentido común es que seguimos siento testigos de cómo miles de licenciados de diferentes áreas del conocimiento en los próximos 10 o 15 años, engrosarán las filas de la informalidad ante la ausencia de condiciones favorables para su desempeño profesional en el terreno de lo formal y lo honesto. Muchos integrantes del mundo informal no son en el fondo culpables de nada. Son y han sido eslabones de una larga y antigua cadena de ineficiencia y opacidad política, pero más que eso, son producto de una educación deficiente en el fondo.

mirandagil55@hotmail.com