Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

¡Cinco semanas más!

Por increíble que parezca, así será. Mañana, apenas, el gobierno del DF firmará el contrato con la empresa francesa TSO para que se haga cargo del trabajo de diagnóstico de fallas de la Línea 12 del Metro e indique las acciones correctivas a realizar. Le tomará cinco semanas a TSO concluir la tarea, por lo que hasta el 8 de mayo se sabrá qué falló, cuánto costará la reparación, quién la hará y cuándo volverán a funcionar 11 de las 20 estaciones cerradas desde el 12 de marzo.

Dos meses, en suma, para conocer qué estaba mal. El gobierno del DF lo justifica ahora con el argumento de que TSO necesitará hacer un gran número de pruebas, incluso en sus laboratorios de París, a donde llevarán partes de las vías dañadas. Después, se definirán las acciones y tiempos del programa correctivo. "Es un trabajo de alta especialización", explica Alfredo Hernández, secretario de Obras. "Se hará de acuerdo con los procedimientos internacionales".

Malas noticias, pues, en especial para los 400 mil usuarios diarios, ya que difícilmente la Línea 12 reabrirá en septiembre, como se dijo el día que se cerró.

Malas noticias para la ingeniería mexicana, señalada, apestada, hecha a un lado en la evaluación y, quizá, las reparaciones.

Malas para el exjefe de Gobierno, Marcelo Ebrard: las cinco semanas de silencio informativo mientras procede TSO seguramente serán de ruido, calumnia y golpes en su contra.

Y malas para el gobierno de Miguel Ángel Mancera, que a estas alturas ni siquiera ha podido armar un discurso convincente.

Cinco semanas para saber. Dos meses, en suma. Increíble.

[email protected]