Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Circo, maroma y teatro

ITINERARIO POLÍTICO

Es mentira que la "consulta popular" contra la privatización de Pemex pueda servir para revertir la reforma constitucional aprobada en esa materia. Durante décadas, distintos sectores de la sociedad mexicana se han empeñado en que la industria petrolera nacional permanezca sin cambios. Para ello han inventado el cuento de que mudar el paradigma petrolero sería lo más parecido a una fea traición a la patria.

Por eso, políticos de las llamadas izquierdas recurrían y recurren con frecuencia al sambenito de que Pemex era y es intocable y que cualquier intento de mover una hoja del árbol energético mexicano provocaría la movilización de millones de ciudadanos, que saldrían a las calles en defensa de la industria petrolera.

Lo cierto es que según el texto constitucional vigente, Pemex ya vive uno de los cambios más radicales desde la expropiación petrolera —cambio irreversible de la industria energética mexicana—, y durante las reformas nunca vimos en las calles a millones de ciudadanos en defensa del petróleo. Lo más que presenciamos fue un puñado de acarreados que no sabían por qué fueron llevados a caminar en defensa de quién sabe qué intereses. Y si durante la reforma constitucional en materia petrolera no apareció el México bronco, menos aparecerá en las reformas secundarias.

Por eso resultan de risa los montajes que llevan a cabo distintos sectores de las izquierdas para tratar de frenar un cambio que no sólo es urgente sino impostergable. Y también por eso presentamos los diez ejemplos del circo, las maromas y el teatro que esgrimen esas izquierdas para engañar a los ciudadanos con el petate del muerto.

1. El más reciente escándalo —y que por ridículo no se sostiene—, es el cuento de que la justa mundialista de futbol es parte de las perversidades del poder para engañar a los ciudadanos durante la discusión de las leyes energéticas. Como queda claro, se trata de un argumento desesperado, engañabobos, de un nacionalismo trasnochado que pocos creen. Y es que la reforma constitucional ya se dio.

2. Resulta digno de un "ternurita" del "#YoSoy132" que el jefe nacional del PRD realice una gira internacional para promover que inversionistas del orbe no inviertan en la industria energética mexicana. Zambrano argumenta que la sociedad mexicana rechaza la reforma energética y que esta será derribada en 2015. Lo curioso es que Zambrano y "Los Chuchos" saben que eso es mentira y que, en realidad, lo que pretende el PRD es aparecer como más radical que AMLO, para no ser arrasados en 2015 por Morena.

3. También es mentira que la "consulta popular" contra la privatización de Pemex pueda servir para revertir la reforma constitucional aprobada en esa materia. En el PRD todos saben que eso es mentira, pero todos siguen engañando a los ciudadanos.

4. De igual manera es un engaño que exista conflicto de intereses entre el secretario de Energía; Pedro Joaquín Coldwell y la nueva reforma energética. Sí, el gobierno está obligado a investigar a fondo el asunto y a responder de manera contundente, pero en el fondo se trata de otra maroma mediática.

5. Nadie puede negar que el teatro de las 10 preguntas de Alfonso Cuarón resultó un éxito. Lo malo, sin embargo, es que terminó en otro circo para ganar el aplauso de la gradería y para confirmar que un minúsculo grupo de mexicanos quieren espantar con el petate del muerto.

6. Y si tienen dudas de que la exigencia de Cuarón es parte del circo, basta ver que el medio centenar de diputados y senadores de las distintas izquierdas —que se oponen a esas reformas y a todo lo que se ha presentado en el Congreso— no presenta ninguna iniciativa alterna. Pero eso sí, todos se oponen a todo. ¡De risa!

7. Son recurrentes las maromas discursivas que proponen plantones, cadenas humanas, caminatas, en contra de la reforma energética. ¿Por qué? Porque la respuesta social es ridícula. Un puñado de acarreados y nada más.

8. ¿Se acuerdan del amparo promovido por "intelectuales" contra la reforma energética? ¿Qué pasó? Les dieron palo porque más que amparo era un teatro.

9. ¿Se acuerdan del amparo promovido por el senador Manuel Bartlett? Otra maroma de circo. También le dieron palo.

10. Y el más reciente circo engañabobos estuvo a cargo de AMLO, quien de manera irresponsable hizo crecer el rumor de que Enrique Peña Nieto estaría enfermo. Un teatro que recuerda cuando la claque de AMLO también inventó que Felipe Calderón era alcohólico.

¿Qué otras expresiones de ese grosero circo, de las ridículas maromas y del ofensivo teatro político veremos? ¿Esos son los que quieren llegar al poder? ¿Esos son sus argumentos —la mentira y el engaño—; su forma de hacer política? Al tiempo.