Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Círculo vicioso

NUESTRA OPINIÓN ESTATAL

No es nuevo. Cada vez que el transporte público urbano obtiene "luz verde" de las instancias competentes para el incremento de sus tarifas, se desata la polémica sobre si es o no justificado, pues impacta directamente la economía de los sinaloenses de a pie.

El más reciente, que aún no está vigente, no ha sido la excepción, y la medida enfrenta cuestionamientos populares, en tanto los concesionarios, por su lado, argumentan que la tarifa autorizada ni siquiera alcanza para equilibrar los costos de operación, menos para utilidades.

Aunque el alza de 50 centavos, en términos generales, pudiera parecer mínima, lo cierto es que en ciudades grandes, como las cuatro más importantes de Sinaloa, para los usuarios sí resulta onerosa, habida cuenta que para trasladarse de sus hogares a los centros de trabajo, y a la inversa, necesitan al menos recurrir a dos rutas, lo que en dinero significa un porcentaje elevado de seis salarios.

Y mientras los debates en la calle toman giros de feroces críticas, lo mismo para el gobierno que autorizó el aumento, que para los llamados 'pulpos' del transporte, el director de Vialidad, en su comparecencia ante la Cámara de Diputados, respondió de manera ambigua a los requerimientos legislativos.

Domingo Ramírez habló sobre una modernización del transporte público, que la verdad no se ve por ningún lado; también de la capacitación a choferes, que tampoco es real, o al menos no es efectiva, puesto que siguen siendo un verdadero peligro, por su agresividad al operar los pesados vehículos.

Entonces, mientras el gobierno busca proteger la economía popular autorizado tarifas mínimas, y los transportistas escudándose en el argumento de que son irredituables, el asunto se vuelve un círculo vicioso que mantiene atrasada la modernización de un servicio que debería ser más eficiente.