Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Círculo vicioso

Por: Opinión Culiacán

El tema de los desplazados tiene muchas aristas, y una de ellas es la referente a la educación.
De siempre se ha dicho que una de las causas principales por la que algunos habitantes de las zonas serranas sinaloenses deciden dedicarse a actividades ilícitas, como la siembra de mariguana y amapola, es porque, ante la falta de oportunidades, es la única manera que encuentran para sobrevivir y conseguir recursos para llevar el alimento a sus hogares, y que ello solo podrá erradicarse con educación a los niños y jóvenes, pues esta les permitiría realizar actividades productivas dentro del marco de la ley y aspirar a una mejor calidad de vida.
Sin embargo, la violencia que se vive en los altos, lo mismo en el norte que en el sur y centro de la entidad, no solo ha desplazado a sus habitantes, también ha obligado a quienes se dedican a impartir educación, lo mismo maestros que asesores comunitarios, a suspender sus labores, ya sea por convertirse en pueblos fantasmas lo que eran sus centros de trabajo; y por seguridad propia, ante las amenazas y, en algunos casos, agresiones recibidas.
Y todo gira en torno a la inseguridad, pues al no garantizarles protección a los habitantes de las zonas serranas, la tranquilidad en sus comunidades, tampoco se les puede garantizar la seguridad a los maestros, entonces aquellos huyen; estos también, y la educación termina por no llegar y cumplir su misión.