Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

¿Clase media partida a la mitad?

DIVAGACIONES DE LA MANZANA

La clase media, que tanto se fomenta, cuida y enaltece en los países desarrollados como signo de prosperidad, no tiene en el México de hoy esas consideraciones. Veamos:

En el rubro económico es uno de los sectores más golpeados, no sólo por la carestía de los bienes de consumo que, por lo visto, nadie puede detener, sino por las crecientes cargas impositivas y fiscales que, como han señalado diversos especialistas, afectan a la clase media como a ningún otro segmento de la sociedad.

Si nos centramos en lo laboral, podemos comprobar que este sector sufre lo mismo la adversidad del desempleo generalizado que la disminución del salario remunerativo y del poder adquisitivo.

¿Qué decir del ámbito político, si apenas recientemente se han abierto ciertos cauces de participación para la sociedad? Aún está en veremos la posibilidad de las candidaturas ciudadanas, que serán viables a partir de la reforma política que, esperamos y deseamos, se aprobará pronto en el Congreso federal. En tanto, los partidos políticos mantienen una férrea cerrazón ante la posibilidad de dar un lugar destacado en esos institutos políticos a los nuevos cuadros, preparados y capaces, que idóneamente surgen en buena medida de esa franja social intermedia.

Si nos enfocamos la situación en el campo educativo, comprobamos que por lo en general los hijos de las familias clasemedieras viven con incertidumbre su posible acceso a la educación superior, dado el cupo tan limitado de las universidades públicas, lo cual les obliga a realizar enormes sacrificios para solventar sus estudios en instituciones privadas.

Y, para rematar, es palpable el deterioro del bienestar de quienes pertenecen a ese estrato social, que no sólo cruza por la inseguridad común, sino que ahora se ha colocado en la mira de la delincuencia: el informe más reciente de la asociación Alto al Secuestro señala que el 60% de las víctimas de ese delito en los últimos 14 meses pertenecen a la clase media.

Imposible que un país pueda avanzar y sustentar su desarrollo con solidez si no logra apoyarse en sus propias clases medias. Y, peor aún, como ocurre en nuestro caso, cuando éstas tienden al declive.

La situación ya sería preocupante si nos refiriéramos a un pequeño segmento de la población, pero resulta de plano alarmante si consideramos que, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en México pertenecen a la clase media 42.4% de los hogares, que comprenden a 39.2% de la población.

Urge, entonces, concebir e instrumentar un plan integral con estrategias certeras y de visión de conjunto que devuelva a México aquel añorado desarrollo de los años sesenta, cuando la clase media era un orgulloso cimiento del desarrollo del país, medidor confiable y certeza de futuro promisorio.

[email protected]