Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Cobardía

SAPIENZA
Avatar del

Por: Emmanuel

El aborto es más cuestión de hombres que de mujeres porque aunque es a las mujeres a las que se practica, los hombres juegan un papel vital. Por principio de cuentas, son más los doctores varones los que llevan a cabo los abortos, y la falta de apoyo de la pareja es la que orilla, en muchos casos, a la mujer a practicarse un aborto. La indiferencia al embarazo de la pareja, la falta de apoyo económico y moral orilla muy a menudo a la mujer a abortar. Pero si los hombres juegan un papel muy importante en el aborto, el aborto también juega un papel muy importante en la vida de los hombres debido a que el remordimiento no es exclusivo de las mujeres, sino de aquellos que con su ausencia o pasividad permitieron que se llevara a cabo. El aborto afectará la relación de la pareja, esté casada o no, pues se acrecentará el odio, el rechazo y la culpabilidad en ellos. Muy a menudo la relación se disolverá tras un aborto. El hombre podrá olvidar momentáneamente un aborto, pero el recuerdo volverá al paso de los años para recordarle su culpabilidad. El varón no sentirá las patadas del niño en su vientre, ni los huesos del niño quebrarse mientras los instrumentos del médico destrozan al bebé, pero sentirá que tal hecho no puede perdonárselo él mismo; se sentirá sucio y molesto por alentar tal cosa, o al menos por no oponerse a ello. La complicidad por destruir una vida, o por no permitir su realización, rondará por siempre en su mente. Muchos desearán volver atrás e influir para que las cosas fueran distintas pero ya no es posible. A lo sumo podrán buscar perdón, enmendar el camino, y luchar para que otros no sigan sus pasos ni sufran sus remordimientos. Muchos hombres estarán de acuerdo en que permitieron el aborto por un acto de cobardía. Cobardía para enfrentar las consecuencias sociales y económicas. Cobardía por preferir la comodidad material a costa de la vida de un inocente. Quienes piensan llevar a cabo un aborto deben saber que podrán ocultar las consecuencias de su proceder, pero en su mente siempre habrá el recuerdo de lo que hicieron, como si fuera una llaga que no sana. El remordimiento es un precio mayor del que quisieran pagar por su proceder.