Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Colosio inició su campaña en Sinaloa un día antes de morir

ELENCO POLÍTICO

"Siento que aquí empieza mi campaña", nos comentó ese 22 de marzo de 1994 Luis Donaldo Colosio Murrieta, luego del mitin donde los sinaloenses se entregaron a su candidatura a la Presidencia de la República en el Teatro Helénico del parque Culiacán 87, construido por Ernesto Millán Escalante. Lo mismo se lo repitió momentos después al gobernador Renato Vega Alvarado, al hablarle para agradecerle las atenciones recibidas. Colosio por la mañana había presidido un acto de proselitismo Mazatlán; y al mediodía, una reunión con el sector empresarial del estado en un centro social cercano a Palacio de Gobierno.

Con los mayos. Luis Donaldo, por la tarde recibió –y difundió en el Hotel Executivo donde se hospedó— la noticia de que Manuel Camacho Solís, comisionado por la paz de Chiapas –sin sueldo alguno— por el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, había declinado a cualquier posibilidad de convertirse en candidato. Luis Donaldo estaba contento por ello y algo de eso nos comentó cuando, en el lobby, atendía a un grupo de integrantes de la tribu mayo de Choix, encabezados por su líder Juan Leyva, que le plantearon sus problemas. Estábamos en la cafetería cuando nos invitó a acercarnos, por conducto de su coordinador, José Luis Soberanes Reyes. Ahí nos entregó un estuche color rojo, cruzado por listones de color verde, blanco y colorado, conteniendo un bolígrafo con las iniciales de quien esto escribe, las siglas del PRI y sus iniciales. Bromeamos que eran las del 'compadre' de José Luis, Lauro Díaz Castro. Al siguiente día, Donaldo fue muerto en Tijuana.

Izquierdista. Colosio, como cualquier estudiante que se precie –y fue buen estudiante— prácticamente tenía ideas izquierdistas, y apoyó el movimiento estudiantil de la Universidad de Sonora cuando se opuso a la candidatura de Faustino Félix Serna al gobierno de esa entidad. Es que Donaldo, estudiante de la preparatoria de Magdalena, era dirigente de los alumnos afiliados a la FEUS (Federación de Estudiantes de la Universidad de Sonora), que tenía a Alejandro Sánchez Meza, "El Piolín", de presidente, y a Leonel Argüelles Meza, dirigente en el sur, como estudiante de la preparatoria de Navojoa. Su padre, don Luis Colosio Fernández, lo sacó del estado y lo envió con su hermana, doña Rosa Murrieta, a Topolobampo, donde su tío político, Nabor Castro, era gerente de Productos Pesqueros Mexicanos. De ahí a Monterrey, a estudiar su carrera profesional e iniciar su carrera política.

De avanzada. Estábamos en Guasave cuando un día Eleazar Galindo, hermano del diputado Heriberto Galindo, nos habló para decirnos si podíamos recibir a Luis Donaldo. Venía a asumir la delegación de la CONP en preparativo para la campaña de Carlos Salinas de Gortari. Luego lo tratamos como senador y presidente del CEN del PRI para aquella histórica catorceava Asamblea Nacional.

¡Suerte! La Lotería Nacional, donde labora quien fuera uno de sus más fervientes seguidores –hasta velas le prendía a su foto en la biblioteca del hogar— Mario Frías Valenzuela, el domingo imprimirá su estampa en los billetes para el sorteo del martes. Por cierto que el "Mao" Frías es uno de los sinaloenses que ha tenido un puesto relevante en la Lotenal, después de que José María González Urtusuástegui la dirigió y pretendió la gubernatura de Sinaloa.