Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Como artistas, Pancho Villa se cambió nombre

Por: Rosario Oropeza

Los diez mandamientos de la ley de Peña Nieto pretenden cambiar las cosas en materia de seguridad y justicia, si se cumplen, que así sea.
Se cambian de nombre la mayoría de los artistas dedicados al canto y la actuación por razones de estética, de anonimato, de mercadotecnia, o simplemente porque sus padres les pusieron al bautizarlos, uno que no les gustó.
He aquí algunos ejemplos: Alejandro Escajadillo, conocido como Aleks Syntek; la originaria de Guamúchil, Ana Gabriel, en realidad se llama María Guadalupe Araujo Yong; Ricky Martin lleva por nombre Eugenio Martín Morales; Juan Gabriel, “El Divo de Juárez”, se llama Alberto Aguilar Valadez; el actor Jaime Camil está registrado como Said Camil De Saldaña Da Gama… ¿Cómo la ve?
Pero Francisco Villa, el general, el gobernador de Chihuahua, el revolucionario, originario de Durango y asesinado en una emboscada en Hidalgo del Parral, Chihuahua, en realidad se llamaba José Doroteo Arango Arámbula,  ¿y sabe usted por qué se cambió de nombre?
La historia dice muchas cosas, una que porque no era hijo ilegítimo, pues su padre Agustín lo engendró con una sirvienta de la casa de sus abuelos de nombre Micaela Arámbula y se negó a reconocerlo, y otra que porque admiraba a un bandolero de la sierra y que de él tomó el nombre de Francisco Villa, cuando los rurales lo mataron.
El caso es que Doroteo Arango o Francisco Villa fue comerciante, leñador y carnicero a grado tal que en medio de la lucha revolucionaria se daba tiempo para ir a la ciudad de Chihuahua a despachar como tendero.