Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Complacencia municipal

NUESTRA OPINIÓN CULIACÁN

Con la justificación de desconocer el tema, los reglamentos y hasta de lo que se trata su trabajo, los nuevos funcionarios municipales se la han pasado acomodándose en sus oficinas y ya pasaron tres semanas y parece que no tienen para cuando ponerse a trabajar para meter en cintura a los propietarios y administradores de los estacionamientos públicos.

La situación es grave, pero para algunos regidores y funcionarios parece no importarles, mientras estos establecimientos operan en las narices de las autoridades, violan la normatividad federal y el reglamento municipal. Nadie en el gobierno municipal hace algo.

Desde finales del año pasado, la Procuraduría Federal del Consumidor ha sido la única dependencia que se ha preocupado por hacer cumplir la ley, ha colocado sellos de suspensión comercial y multado a quienes funcionen de manera irregular, pero también es urgente que el ayuntamiento ponga de su parte y haga valer el reglamento.

Por primera ocasión en la presente administración municipal, el tema fue abordado en sesión de cabildo, y se hizo el compromiso de finalmente aprobar las reformas al Reglamento Municipal de Estacionamientos Públicos, pero de nuevo sin una fecha determinada, sólo buenas intenciones que al final se queda en el discurso.

Es urgente que se regule a los estacionamientos, y que dejen de abusar de la población, con tarifas lesivas para los bolsillos, y con la inseguridad que las mismas instalaciones cuenta.

El más reciente caso publicado por esta casa editora es sobre el número de terrenos que fueron improvisados para guardar vehículos en las inmediaciones de la Unidad de Servicios Estatales, que no cuentan con ninguno de los requisitos para operar, pero que eso sí, cobra, y lo hacen muy bien. Estas personas se aprovechan del gran número de personas que acuden en automóvil a realizar un trámite, y del reducido espacio de estacionamiento gratuito con el que cuentan las instalaciones estatales.