Opinión

Con EPN hay liderazgo, hay rumbo, hay vocación: Malova

ELENCO POLÍTICO

Por: Martín Mendoza

"Estamos trabajando con decisión para poner los cimientos de un México que triunfe a nivel mundial; estamos trabajando para que los productos mexicanos lleguen más lejos", expresó ayer el presidente Enrique Peña Nieto antes –previo olvido—de clausurar el Congreso Nacional de Comercio Exterior. Acompañado por el gobernador Mario López Valdez y los titulares de las secretarías de Economía, Relaciones Exteriores, Sagarpa, Comunicaciones y Transportes, Turismo, todos, al igual que quienes recibieron el Premio Nacional de Exportación, vistiendo albas guayaberas, como en el sexenio de Luis Echeverría Álvarez, era de rigor. El evento, al cual el presidente llegó tarde, concluyó a las 16 horas, para dar paso a la comida que ofreció el Gobierno del Estado.

Hay liderazgo. En su discurso, el primer mandatario se refirió a 6 reformas realizadas para facilitar producción y comercio exterior, al enlace de las costas y las fronteras, y a los tratados de libre comercio firmados con países del norte, del sur, del este y oeste y los que están por firmarse con Jordania y Turquía. Antes de ello, el gobernador Mario López Valdez intervino en un mensaje donde al final puntualizó que "en México hay liderazgo; hay rumbo, hay vocación". Dijo que, México mira con confianza hacia el futuro y, sentenció: no podemos quedarnos rezagados al pasado.

Sorpresa. A la entrega del Premio de Comercio Exterior, en 10 modalidades, no se produjo la expectación como en días anteriores se vino difundiendo pudiera ocurrir cuando el empresario agropecuario Jesús Vizcarra Calderón, acompañado por su madre, María Calderón de Vizcarra, recibió el suyo a nombre de Sukarne. Tal vez las sorpresas mayores la produjeron los René Carrillo, padre e hijo, al recibir tal presea como dueño de Agropecuarios Exportadores, de Culiacán y, también padre e hijo, Heriberto Vlamick y Hugo Heriberto Vlamick con su empresa Hortimex. Los Carrillo, emparentados con el extinto gobernador Renato Vega Alvarado, Vlamick padre, un chileno que trabajó en Desarrollo Económico del gobierno de Alfonso G. Calderón, emparentó con conocida familia de comerciantes, se quedó en Sinaloa y le ha aportado el talento, trabajo y creatividad al estado.

Chamaqueado. No fue política ficción. Fue un monumental "chamaqueo" el que le dio el PRI de Sinaloa a su belicoso dirigente nacional César Camacho Quiroz: le llenaron el Figlosnte, de trabajadores del gobierno y del Ayuntamiento, mientras los militantes venidos del resto de los municipios de Sinaloa, arriesgando su seguridad, dado el estado del tiempo, producto del fenomenal "acarreo" se quedaron fuera y… hasta se mojaron. Y eso que llegaron al lugar 6, 5 o 4 horas antes y adentro, según comentó un priista distinguido –exdiputado en la anterior Legislatura local--, hubo muchos lugares desocupados. Los cabezas de los sectores del tricolor, de inmediato se lavaron las manos. "A nosotros ni nos tomaron en cuenta", nos comentó un ignorado dirigente porque consideraron que con los burócratas federales, estatales y municipales era suficiente.