Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Con Gerardo Vargas, el PRI irá a puerto seguro en 2018

Por: Luis Enrique Ramírez

La aparición de Gerardo Vargas Landeros entre los cuatro principales contendientes al Senado de la República en la más reciente encuesta de intenciones de voto realizada por EL DEBATE deja fuera de toda duda sus fortalezas y echa por tierra las versiones que sus enemigos de la clase política pretendían endilgarle. 

Las posibilidades reales de triunfo de Gerardo para ganar la elección constitucional para su partido, el PRI, quedan de manifiesto hoy más que nunca, dada la exactitud que ha caracterizado a los estudios de opinión de esta casa editorial durante muchas décadas.

La estructura que respalda a Vargas Landeros es una máquina bien aceitada que ya se ha levantado con victorias múltiples a lo largo de todos los procesos electorales en Sinaloa, tanto locales como federales, a lo largo de por lo menos ocho años.

Fuerza Trébol, al lado de la estructura formal del PRI, garantiza el triunfo no solo de GVL, sino de todos los candidatos de su partido, principalmente el abanderado por la Presidencia de la República, José Antonio Meade, igual que contribuyó en Sinaloa en 2012 a la candidatura de Enrique Peña Nieto para la primera magistratura que hoy ostenta.

La rentabilidad electoral será, lógicamente, el gran factor a tomar en cuenta por el gobernador Quirino Ordaz y el CEN del PRI en la selección de candidatos para los comicios más reñidos de la historia, como serán los del año próximo.

De acuerdo con la encuesta de EL DEBATE el 18 de diciembre, Gerardo Vargas Landeros aparece como tercero en las preferencias, solo antecedido por Héctor Melesio Cuen en el primero (quien irá por el Frente PAN-PRD-MC-PAS), Jesús Vizcarra Calderón (quien ya dio su no rotundo a volver a la política) y en cuarto lugar Manuel Clouthier Carrillo como aspirante independiente. 

MARCAR LA DIFERENCIA: QOC. Ya lo dijo, desde su campaña el año pasado, el gobernador Quirino Ordaz: «Sé que la Fuerza Trébol en todos los municipios será la diferencia». 
El pronunciamiento del hoy mandatario estatal se dio durante un acto masivo con sindicalizados del sector de la salud el primero de mayo del 2016.

La estructura que esta ala del PRI maneja es imbatible, pues abarca todo el estado, lo mismo en zonas urbanas que hasta en las más recónditas rancherías, donde se han ganado voluntades con base en los servicios que aún después de ser gobierno llevan a los sectores desposeídos.

He allí el verdadero trabajo político, el que se desarrolla y se sostiene de manera permanente entre la población y se vuelve un factor social de ayuda, cuyo efecto natural se expresa en voluntades de voto.

La estructura formada por Gerardo Vargas Landeros es fruto no solo de su paso como secretario general de Gobierno, sino de décadas de trayectoria política, cuya principal característica es la identificación con el electorado y la ayuda hacia los más diversos sectores de la sociedad, en especial los más vulnerables.

En torno a la persona de Gerardo Vargas, luego de llevar a cuestas el peso de la política interna en el sexenio anterior, hoy se muestra como quien es en realidad: un hombre relajado, muy dado a la broma con las «doñas» y los «dones» de las colonias populares, sensible al sentir y a las necesidades ciudadanas; pero eso sí, recupera su proverbial seriedad a la hora de hablar de proyectos políticos, en lo cual una de sus grandes ventajas es su habilidad para generar acuerdos. En resumen: un personaje con inmejorables características como candidato al Senado de la República por el PRI.  El trébol de cuatro hojas es el símbolo que ya la ciudadanía de todo el estado identifica como propio de Gerardo Vargas, pues ha estado presente en sus diferentes campañas a lo largo de varios años.
Buena suerte, pues, para el PRI y para Sinaloa.