Opinión

Con apoyo todo se puede

NUESTRA OPINIÓN GUAMÚCHIL

Por: Redacción

Al parecer, el mundo está hecho para personas "normales", simplemente basta con voltear a ver las rampas para discapacitados en las calles, las cuales están demasiado empinadas y es imposible que una persona en silla de ruedas pueda subir por ellas sin ayuda, y muchas veces optan mejor por andar sobre la calle ante el riesgo de sufrir un accidente.

Además las oportunidades laborales muchas veces se les niegan, siendo objeto de discriminación, sus espacios son invadidos y ahí nadie hace algo al respecto.

Pero últimamente este sector de la población ha hecho enormes esfuerzos para que su voz sea escuchada y reclamar espacios, derechos y todo aquello que represente un apoyo para ellos en una sociedad de la que en muchas ocasiones son excluidos.

No importa que sea en la calle, en la escuela o el trabajo, su voz y opinión también cuentan y merecen ser escuchados, desarrollarse personal y profesionalmente al igual que todos, ya que también son seres humanos.

El valor de ayudar se debe inculcar a todos desde pequeños, para que cuando crezcan lo hagan sin esperar nada a cambio y sepan que con este tipo de acciones le dan un empujoncito al mundo rumbo a un cambio que a todos beneficiaría.

Las personas con capacidades diferentes merecen un mejor trato, también tienen derechos y pueden desempeñar cualquier tarea igual o mejor que muchas personas que son "normales" ante los ojos de la sociedad.

La población debe abrir los ojos y olvidarse de prejuicios, para que puedan ver a quienes tienen capacidades diferentes al igual que a todos los demás, porque ellos también pueden lograr cosas grandes y llegar lejos, ya que con su fuerza de voluntad muchas veces son muy fuertes y consiguen grandes cosas.