Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Con mánager 'Benjamín'

RINCÓN BEISBOLERO

Lo primero que nos vino a la mente fue aquel 1982 cuando la directiva de los Tomateros de Culiacán sorprendió al anunciar que para sustituir al cubano Ossie Álvarez, recién despedido como mánager, le daban el timón del equipo al entonces receptor en activo Francisco "Paquín" Estrada. Ahí inició la carrera del mejor manejador de todos los tiempos en la Liga Mexicana del Pacífico.

Ahora, 31 años después, la misma directiva guinda sorprende al anunciar como su nuevo estratega a Benjamín Gil, quien como pelotero se convirtió en símbolo del equipo, el controvertido ídolo, el personaje al que ahora se la de la oportunidad del otro lado de la mesa.

Primer paso en las lides de mánager de Benjamín, un tipo al que muchos concedían atributos para ejercer semejante rol en un futuro que se acoró a lo mínimo. Ni quién imaginara hace cuatro, cinco años, que el exligamayorista fuere llamado para dirigir al equipo con el que conquistó cuatro cetros de ligas en la LMP.

De entrada, la aceptación en el público aficionado es indudable que será mayoritariamente positiva, así sea bajo el consabido recelo de sus malquerientes, que los tiene, sobre todo, entre el sector masculino. Pero la mayoría de los seguidores le darán una muy cálida bienvenida al identificarlo como una propuesta fresca para conducir a un equipo

Las dudas estarán desde ahora porque después de todo, se trata de un mánager "Benjamín".

Apuntes. Tuvimos oportunidad de platicar con Gil y de entrada nos dijo "mi primera intención es compartir con todos en la organización, lo que representa y pesa llevar la camisa de los Tomateros de Culiacán".

Nada nervioso, nos comentó que se le hace más difícil manejar equipos amateurs o de niños, "pero no a profesionales que saben lo que tienen qué hacer". En ese sentido, su personal preocupación, reconoció que será manejar al pitcheo, en este caso, un staff con tantos brazos jóvenes y fuertes.

Aún y ser el nuevo jefe de la cocina, el cheff se va a hacer cargo de cortar la verdura. "Voy a hablar con los peloteros en el roster, con todos, uno por uno. En el ramo de extranjeros ya tengo candidatos, tengo muy claro los perfiles, lo que al equipo ayudaría. Yo vengo a ganar juegos y a buscar ser campeón. Por eso y para eso vengo". ¿Coaches? Benjamín estará negociando con la directiva nombres de quienes pueden ayudarlo a concretar su programa de trabajo. Su objetivo es tener "mano" a la hora de elegir a uun coach de pitcheo, de bateo y de banca y no se extrañe que con él lleguen peloteros que como él, también hayan vestido la casaca guinda.

¿Nervioso? "No tanto como batear en la novena entrada con la carrera del gane en las bases".

Mario. En nuestro programa "Noches Bohemias" en Rincón Beisbolero Radio del jueves pasado, platicamos con Mario Valdez, quien nos decía que en México se reciclan mánagers, les dan la vuelta a uno y otro, "como jugador esperas los mismos nombres", enunciados que tienen mucho de sentido común.

Aquí el tema de fondo, lo central, es el surgimiento de un nuevo nombre es una muy gastada baraja que se tiene en México, gastada y corta.

Acudir a extranjeros es un resultado lógico de este desgaste y por ello de que a no pocos timoneles foráneos se les vea como "notables", si bien, algunos de ellos son grandes conocedores de este deporte y más aún, del beisbol mexicano. El ejemplo insuperable lo es Lorenzo Bundy, quien a pesar de ser coach con los Dodgers y pasar gran parte del año en Estados Unidos, sabe de lo que son nuestras ligas y nuestros jugadores. Vienen años pues, en que deberán surgir nombres de los nuevos mánagers mexicanos, nuevos nombres y nuevas mentalidades. Benjamín Gil es apenas punta de lanza de una generación de la cual, nadie se sorprenda, será integrada por algunos de quienes tienen como denominador común, curiosamente, no haber sido producto de eso que llaman beisbol mexicano.