Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Concepto espurio de «sociedad civil»

COMALLI

Gustavo Bueno hace una crítica a la manera como se apela al uso retórico del concepto «sociedad civil», justificando su incidencia en la teoría de la democracia. Su crítica adquiere relevancia porque la idea se ha desfigurado. Hoy, el Estado o «sociedad política» y la «sociedad civil» se ven no sólo contradistintas, sino contrapuestas. Éste es el desfiguro. Así, Bueno considera que el concepto «sociedad civil» es un concepto espurio. Sustantivar o hipostasiar la idea de sociedad civil, es pretender realizar un corte en donde la separación es imposible. Que los días sean disociables de las semanas, o las semanas de los meses, no autoriza a separar el día de todas las semanas, o la semana de todos los meses, dice el autor. Ahora resulta que se apela a la sociedad civil para justificar las mentadas reformas estructurales, o para recordar al gobierno la existencia de otro poder "más poderoso" del que detentan todos los legisladores, sean del partido que sean. Ahora resulta que para limpiar la violencia generada por el crimen organizado, es necesaria la formación de grupos de autodefensa; o se promueve su creación para detener las perversiones de las instancias gubernamentales responsables de promover el orden social. Ahora resulta que los «usos y costumbres» y las «autonomías» de algunas instituciones, están en su «derecho» de pisotear la Constitución. Lo espurio de la sociedad civil consiste en la necedad cada vez mayor de hacer equivalentes democracia y sociedad civil, dejándole a la sociedad política, cuanto más, un alcance subsidiario, entregándole así las armas necesarias para que el Estado se repliegue con el objetivo específico de la eutaxia del partido político que llega al poder. "Quienes creen posible separar la sociedad civil de la sociedad política, son ignorantes profundos" (G. Bueno). Cuando el «pueblo se siente indignado» por los impuestos y la reducción de salarios, o por la actuación indecente de sus representantes elegidos por él mismo, en lugar de invocar a la Patria y su Constitución, acude a la "idea desfigurada de sociedad civil o a los derechos humanos".