Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

'Condenados' a la Libertad

COMALLI
Avatar del

Por: José Luis Cristerna, chef

"Estamos condenados a la libertad" (Sartre) es otra forma de decir que son nuestros actos lo que nos definen como seres humanos. Contrario a lo que nos han enseñado, no es "pienso, luego existo" sino porque pienso, puedo existir. Como sociedad, no nos queda más remedio que hacer algo; podemos elegir cuándo y cómo, pero para sobrevivir y prosperar, es forzosa la actuación humana, no existe opción. En esta época tan «pletórica de todo lo que hemos deseado», la Libertad se ha convertido en el azote de la humanidad. Que puedo golpear al policía que me impide obstruir el tráfico, porque tengo derecho a "manifestarme"; que le puedo mentar la madre a quién quiera, porque tengo derecho a "expresarme"; que puedo comunicar o restringir la comunicación, porque tengo derecho a informar o guardar la privacidad; que puedo elegir a los representantes de la sociedad, pero que no representan ni al partido que los postuló, porque tengo derecho a la "democracia"; que puedo cambiar de sexo, que puedo ser mamá adolescente a la que hay que "comprender", en fin, que hasta las mujeres exigen el "derecho" a decidir todo lo relacionado con la maternidad, incluida la decisión de abortar, porque afecta su dignidad y capacidad de elegir, etcétera, todo en nombre de la Libertad, otorgándole valor absoluto a los individuos. La lógica individualista ha sepultado las «Responsabilidades humanas». ¡Dios ha muerto! (Nietzsche), y en su lugar ha aparecido el hombre y la mujer (o lo que sean), "merecedores" de unos derechos considerados absolutos, o al menos prima facie. Pegado a los derechos se encuentra también nuestra condena: La Libertad. "La libertad es un mito de una gran magnitud...decidir si quieres dar a luz un hijo o no, no puede ser lo que nos hace libres; la libertad no es algo de fácil definición que pudiéramos expresar ahora en un párrafo y menos en una simple frase" (Pozo Fajarnés). ¿Hasta dónde podemos afirmar que somos "libres" si vivimos en una sociedad en donde lo que menos se ven son las personas? ¿Hasta dónde podemos enorgullecernos de la libertad si cada día los pobres brotan por todos lados como margaritas?

jcomalli@gmail.com