Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Confianza

“¿La confianza debe ganarse? ¿O es simplemente una cuestión de fe?” Nicholas Sparks. Tomar la determinación de elegir o no a una persona para que sea el representante popular está íntimamente ligada con la confianza o la buena fe que despierta al escucharlo, al evaluar su trayectoria profesional, personal o porque tienes algún conocimiento previo de su desempeño en distintos ámbitos. Dicha confianza se brinda por la seguridad hacia ella al creer que su conducta futura y trato con el prójimo será la adecuada. Es una creencia, con expectativas positivas hacia esa persona, quien será capaz de actuar de cierta manera frente a una determinada situación, que da certeza en su desempeño. Es decir, se cree que se pueden predecir sus acciones y comportamiento, al practicar el valor de la rectitud, ser justo en la aplicación de la Ley; cuya actuación se basará en la recta razón o conocimiento práctico de lo que se debe hacer en beneficio de la colectividad. Por ello, se espera de las personas con autoridad que sean justas, íntegras, imparciales, exactas y justas en cada una de las operaciones de la administración pública. ¿En dónde empieza y termina la confianza? La confianza se da y se pierde sólo una vez. Por los motivos descritos, la institución de la escuadra y el compás demanda a cada uno de sus integrantes una actuación limpia, pura y sin manchas, basada en los principios, preceptos, enseñanzas, máximas, que se imparten, practican y aplican como materia de estudio dentro de nuestros templos. En caso contrario, retoma la enseñanza del mar, que arroja lo que no es de él. Por ello, la institución rechaza aquellos elementos tocados por los impulsos y recibe sólo aquellos con antecedentes limpios, dispuestos a eliminar sus errores apartándose de los vicios y de las pasiones. Exige a los agremiados, diligencia en su trabajo, rectitud y prudencia en su actuación a fin de lograr una satisfacción moral como hombres de bien y digna de ejemplo para las nuevas generaciones. Esperamos conservar la confianza en las autoridades legalmente constituidas con buenos resultados.

Tambien te puede interesar