Selecciona tu región
Opinión

Conflicto generacional en el uso de las tecnologías digitales

HABLEMOS DE...

Por Diana Martínez Sandoval

-

Con el paso de los años y el desarrollo de las tecnologías de información y comunicación (TICs), las generaciones, principalmente de adultos mayores a 40 años, se han visto hasta cierto punto obligados a adaptarse a un nuevo estilo de vida tanto en el ámbito personal como laboral, teniendo que apropiarse de una herramienta que en muchos casos no se veía como necesaria y en otros se rechazaba por la falta de conocimiento en su uso y beneficios.

Aun así se han ido adaptando y adentrando cada vez más a un mundo tecnológico, aplicándolo en su rutina personal, social o laboral; sin embargo, esta no ha sido la única dificultad que han enfrentado, sino también la diferencia en uso respecto a la que tienen los jóvenes y adolescentes de hoy en día, lo cual muchas veces provoca impotencia, inseguridad, frustración y sentimientos de inferioridad, ya que como adultos han necesitado realizar un proceso de readaptación en su estilo de vida, apropiarse de habilidades que en su caso requieren tiempo, explicación y práctica, así como enfrentar el temor a equivocarse y asociar que con un clic se pueden reiniciar y corregir errores, situación que antes al usar pluma y papel no era posible. 

Los jóvenes, contrario a todo esto, crecieron en una época donde este proceso tecnológico ya está inmerso en su mundo desde el nacimiento y en su cotidianidad, entendiéndolo como algo práctico y que no consideran necesario conocer su funcionalidad desde un fundamento teórico, llevándolos a percibir en muchos casos a los adultos como inferiores a ellos.

En este proceso de transición y conflicto generacional es necesario hasta cierto punto invertir roles.

Con respecto al papel de los jóvenes y adolescentes, es importante practicar la empatía y sensibilidad al proceso por el que transitan los adultos que los rodean, entendiendo que su independencia y seguridad en el uso tecnológico les ha permitido adaptarse a la vida actual sin dificultad, pero para un adulto no es así, se requiere paciencia, ser explícitos y concretos en las orientaciones que puedan brindarles.

Comprender que si un adulto solicita de su apoyo o guía, no es motivo de burla o razón para minimizarlo, ya que tomar la decisión de buscar apoyo implica aceptar en ellos mismos una dificultad.

Como adultos, es indispensable recibir la guía de las nuevas generaciones para apropiarse de las herramientas necesarias respecto al manejo de las tecnologías, sin sentirse desplazados o faltos de autoridad. Reconociendo que aunque antes la ley de vida establecía que el guía o quien tenía la razón no podía ser el hijo, hoy en día esto ha cambiado con el uso de las tecnologías así como en muchas otras cosas, marcando una diferencia de pensamiento y cultura, aceptando que pedir ayuda no demerita a una persona; sin embargo, es necesario enseñar a las nuevas generaciones el valor de acompañar con respeto y empatía a aquellos que más lo necesitan.

Leer más: Imprevisión legal y cobranza ilegítima

Todo lo anterior, con el fin de llegar a un punto en el que como sociedad nos adaptemos a los nuevos retos que se presentan, así como poco a poco ir cambiando la perspectiva de un conflicto generacional a un reajuste colaborativo generacional.

Síguenos en