Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Conflicto sin solución

SAPIENZA
Avatar del

Por: Emmanuel

Cuando surge la contienda en Medio Oriente entre palestinos e israelíes, de manera invariable se ve a estos últimos atacando y a los otros apareciendo como víctimas. Las razones pueden ser básicamente dos: los palestinos no dejan que se les fotografíe mientras lanzan misiles, o mientras se refugian entre la población civil. De ser sorprendidos tomando fotos que comprometan la causa palestina, los fotógrafos saben que los acribillarán ahí en ese mismo instante. La otra razón puede ser el antisemitismo que caracteriza a grandes rotativos del mundo y los cuales presumen de una imparcialidad que no tienen. Por ejemplo, cuando fue cuestionada el por qué de 37 fotografías publicadas por el diario en uno de los tantos conflictos entre israelíes y palestinos no apareciera ninguna gráfica mostrando el lanzamiento de cohetes desde Gaza hacia Israel, la vicepresidenta de comunicación corporativa de The New York Times, Eileen Murphy, dijo que la culpa era del grupo fotográfico bajo el mando de su propio enviado Tyler Hicks, ganador del premio Pulitzer. Pese a pertenecer a quien pertenece, en no pocas ocasiones el diario se ha mostrado hostil hacia la causa israelí con tergiversaciones que no corresponden a su prestigio. Lo mismo sucede con otras agencias noticiosas, enviados especiales y diarios como The Wall Street Journal, de ahí que la visión que se tiene del conflicto en muchas ocasiones no sea la real. Ha sido a través de las redes sociales, algunas de ellas proisraelíes, que ha sido posible dar a conocer las fotos que no aparecen en el grueso de la prensa mundial. No deja de ser paradójico que los medios masivos, "paladines de la libertad de expresión", sean compelidos a guardar silencio por la ley de la mordaza que impera en las naciones islámicas. Sin duda hay abusos por parte de las tropas israelíes, pues los abusos los hay en todas las guerras, pero ciertamente no tenemos la realidad de la guerra, producto en gran parte por la negativa palestina para encontrar una solución, algo que rara vez se consigna. Esa solución no podrá encontrarse mientras la postura palestina sea –como la ha sido a menudo— que para negociar la paz en Medio Oriente, Israel desaparezca como nación. Los israelíes nunca aceptarán tales términos, pero lo que nosotros mereceríamos de los medios, es al menos una información más apegada a la realidad que nos haga saber por qué es tan difícil llegar a la solución del conflicto.