Opinión

Conflictos en el presupuesto

 PUNTO DE VISTA

Por  Teresa Guerra

Conflictos en el presupuesto(Foto: Ricardo Nevarez / El Debate)

Conflictos en el presupuesto | Foto: Ricardo Nevarez / El Debate

PRESUPUESTO EN CONFLICTO. La Ley de Ingresos y Presupuesto de Egresos es tema que involucra a dos Poderes: el Poder Ejecutivo, que es quien hace la iniciativa de ley, y el Congreso del Estado, que es quien discute y aprueba la ley; luego el Congreso remite al gobernador el dictamen, y finalmente el gobernador es quien ejecuta el presupuesto y administra los dineros públicos.

Ninguno de los dos Poderes debe actuar solo, porque es un asunto donde dos pares deben acordar cómo distribuir y ejercer el dinero público. El problema en Sinaloa es que los dos Poderes no pudieron —o no quisieron— construir acuerdos. Quizá porque el gobernador siempre había tenido mayoría en el Congreso, y está acostumbrado a que le aprueben, sin grandes modificaciones, la iniciativa de ley que envía. Y también quizá porque Quirino Ordaz confió en que podría manejar a la mayoría de los diputados de Morena; basado en la relación institucional que tiene con AMLO, y la comunicación que ha sostenido con Jaime Montes, coordinador de delegaciones federales en Sinaloa, y con Ignacio Mier, delegado de Morena en Sinaloa.

Confiando en ello, el gobernador no tendió puentes con la mayoría de legisladores de Morena ni generó la negociación debida. Tampoco en el Congreso buscaron hacerlo, porque la iniciativa llegó tarde, ya que el presupuesto federal se retrasó hasta el 24 de diciembre, y antes de ello no se dieron tiempo para ir abordando el tema del presupuesto, lo dejaron hasta el último momento, ya con prisas, en la urgencia de tomar acuerdos el 31 de diciembre, se proyectaron e hicieron las reasignaciones que han generado la controversia entre los dos Poderes.

CONFRONTACIÓN POLÍTICA. Aparte, en el debate del presupuesto intervino un tema político electoral, al Congreso del Estado en cada sesión acuden decenas de personas y sectores solicitando apoyo de los legisladores para resolver su problema, son justas las peticiones de los trabajadores de la salud que laboran en condiciones precarias, las demandas de educación, de viudas de policías, entre otras, y no responderles ahora con la asignación del presupuesto significaba para los de Morena quedar mal con esos grupos sociales y perder su respaldo para las próximas contiendas.

Cada quien pensó en su conveniencia: el gobernador quiso hacer las cosas como tradicionalmente las hacía, y la mayoría en el Congreso no quiso facilitarle al gobierno, más bien pensó en fortalecer el proyecto político de un aspirante de Morena, particularmente se habla de que es para favorecer las aspiraciones de Rubén Rocha Moya como candidato a gobernador. ¿Será?        

Lo paradójico es que Rocha, antes de ser senador de Morena, era integrante del gabinete de Quirino Ordaz, era su jefe de asesores, y por ello seguramente se confió el gobernador; sin embargo, Rocha está trabajando en su candidatura en 2021, y tiene control de la mayoría en el Congreso, y como en todo, el pleito en familia es más fuerte. ¿O no?

JUSTAS DEMANDAS. Resolver problemas añejos de trabajadores de la salud, de educación, viudas de policías y otros sectores es justo; durante meses han acudido al Congreso al no encontrar respuesta en el gobierno, y en ese sentido tienen razón los diputados de Morena que hicieron reasignaciones para atender sus peticiones. Sin embargo, también es real que una reasignación de 1 mil 700 millones no se podía hacer sin afectar otras áreas, con recursos que son etiquetados desde la federación.

Ambos Poderes deben encontrar soluciones y no esperar que un poder externo, como la SCJN, defina lo que no acordaron ellos. ¿O no?